martes, 25 de febrero de 2014

Algo de Sabiduria La Inquietud

La Inquietud

¡Qué difícil es ordenar los pensamientos de uno mismo! Encontrar la salida para una multitud de laberintos, todos ellos mentales, pero que se manifiestan constantemente en la vida diaria, es difícil. 

Uno no se  siente solo, sino mil. Dar salida a todos esos pensamientos, o darles a unos y a otros no, es en donde se encuentra la verdadera cuestión. Todos estos yoes son falsos, pero ¿dónde reside el auténtico Yo? Esta búsqueda es la que me obsesiona. Desde hace tiempo intento vislumbrar diferentes realidades y estoy plenamente convencido de que, cada una de ellas, son sólo el reflejo de la auténtica realidad. Mi auténtico Ser me ha conducido a mi situación actual. Por ello creo que, una vez más, estoy a las puertas de una realidad superior, la cual quizás pueda guiarme en lo que realizo actualmente.

capas







 continua...

El mundo material se mueve por deseos, que también a su vez tienen una estructura material (en el mundo de los deseos). Como todo, los deseos tienen distintas graduaciones: cuanto más elevado sea éste, mayor fuerza posee y, por tanto, mayor es su radiación. En el transcurso de la evolución humana esto es una cuestión fundamental. Tus deseos, Enric, empiezan a tener tan elevado grado de vibración que no pasan desapercibidos para nosotros, que somos seres de vibraciones mucho más sutiles que las vuestras; son tan fuertes que debemos escucharlos y atenderlos, ya que son de grado superior. Nosotros pertenecemos a otra
realidad, más espiritual, por supuesto, pero no por ello mejor, sencillamente es diferente dentro del gran campo de la evolución.

El Universo entero se sustenta por el AMOR, y éste es el único vehículo que nos puede llevar a conocernos a nosotros mismos y, por lo tanto, a los demás. Pero las cosas se deben realizar a velocidad colectiva determinada, así como a la velocidad personal que tu auténtico Yo desee imprimir. De cualquier forma, piensa que el empuje de elevadísimos Maestros Espirituales ha sido necesario a través de todos los tiempos,
debido a que el mundo perdía su velocidad de crucero.

Hoy en día, al mundo se le muestra sutilmente el camino a seguir, de cada uno depende después escogerlo o no. Sin embargo, nunca se han dado tantas facilidades en vuestra evolución para que el mundo cambie de grado como ahora. Esto no se lleva a cabo así, de pronto, pero sí en unos centenares de años. Entonces nadie tiene excusas, pues los medios materiales que vuestro mundo posee permiten enviar cualquier noticia por toda la faz de la Tierra en segundos. Es cuestión de comprometerse y ya ha llegado el momento de hacerlo. El camino es individual y colectivo a la vez. Individual porque se ha de respetar el libre albedrío. 

Colectivo porque pertenecemos a una misma evolución. Sólo nos podremos comprender haciendo el supremo esfuerzo de comprender a los demás, sabiendo que aunque somos iguales, somos totalmente distintos. Todos nuestros yoes tienen un fondo egoísta, únicamente el auténtico Yo no lo es, ya que El es todo amor, es la chispa divina. Esto y sólo esto es la auténtica puerta para acceder al camino que nos puede hacer vislumbrar (y digo vislumbrar) la Verdad.

Parece mentira la fuerza que se emplea para creer en el Mal en el mundo y la poca Fe que se tiene en creer en el Bien. El miedo, la duda, las supersticiones, etcétera son sólo barreras para acceder al Poder de la Luz. Desde pequeños tenemos miedo a la oscuridad y nos sentimos protegidos con la luz, y esto no es más que un mensaje divino incrustado en nuestra alma, para que comprendamos que sólo en la Luz estaremos a salvo. No basta tener Fe en la Luz, se ha de trabajar en ella plenamente, confiar en ella, dejarse llevar por ella; en definitiva,, dejarse penetrar por ella. Solamente de esta forma nuestro auténtico Yo seguirá su camino, el que le ha sido asignado, para que nuestro guía espiritual sólo deba realizar pequeños retoques en nuestra enseñanza, pues ésta llega de acuerdo con los méritos adquiridos. De esta forma, Enric, la humanidad podrá liberarse de los sufrimientos que la tienen oprimida: enfermedades, hambre, miedo, guerras...

¿Qué se ha de hacer para trabajar en la Luz? Mirad, la vida presenta a cada ser unas enseñanzas para su propia evolución, tras las cuales sólo hay amor. Es necesario comprenderlo así, para no tener que aprender
otras enseñanzas más duras. Y a la inversa: si aceptamos las circunstancias de la vida como algo bueno, el sufrimiento será menor y, al mismo tiempo, se podrá pasar a una enseñanza de orden superior, sin consecuencias tan materiales que sufrir. De esta forma uno empieza a hacerse dueño de su vida e incluso comienza a dirigir su destino por aguas más tranquilas. Entonces, y sólo entonces, estarás trabajando en la Luz.

Antes de nacer cada persona tiene asignadas unas circunstancias, el hecho de que nos movamos por ellas con sufrimiento y dolor o todo lo contrario, con paz interna y alegría de vivir, dependerá del conocimiento que vayamos adquiriendo en la vida o las vidas. Es necesario cultivar virtudes como el perdón, la paciencia, la misericordia, la caridad, la compasión, etcétera, para que nuestra realidad interior se abra a nuestros ojos. Pero nada de esto será válido hasta que no aprendamos a amarnos a nosotros mismos, a comprendernos, a darnos cuenta de que nosotros somos nuestros mejores amigos. Entonces estaremos preparados para ayudar a nuestro prójimo con todas nuestras fuerzas.
Enric Corbera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario