jueves, 8 de mayo de 2014

Leyes Espirituales

LA COMUNICACIÓN CON EL MUNDO ESPIRITUAL


LA COMUNICACIÓN CON EL MUNDO ESPIRITUAL

Perdona que insista pero ¿no sería mejor para todos tener un recuerdo consciente de cómo funciona el sistema de las reencarnaciones sucesivas, para conseguir que los espíritus evolucionen?
La evolución espiritual sólo es auténtica cuando ha sido elegida verdaderamente, por decisión propia del espíritu. Si el espíritu fuera consciente en todo momento de la presencia de seres superiores tutelando su progreso, no actuaría libremente, sino condicionado por la presencia de sus guías. Le pasaría igual que al niño que actúa de una forma en presencia de sus padres o sus maestros, por temor o por respeto a éstos, mientras que, en su ausencia, actúa de forma diferente, más de acuerdo a como es en realidad, ya que se siente más libre, al no haber ningún adulto que lo pueda amonestar si hace alguna travesura. Durante el tiempo que el espíritu está desencarnado en el mundo espiritual, la presencia de los seres superiores tutelares es más manifiesta. La encarnación en el mundo físico en las condiciones a las que os enfrentáis, es decir, sin recuerdos ni manifestaciones evidentes de una supervisión superior, pretende que el espíritu actúe con total libertad, sin ningún tipo de coacción, para que sea él mismo a través de sus propias experiencias el que decida lo que quiere.

Entonces ¿quiere decir que uno no puede ser consciente de la realidad espiritual mientras esté encarnado?
Tampoco es eso. Si así fuera no estaríamos hablando tú y yo sobre ello, ya que ahora mismo tú estás encarnado. El que quiera sinceramente profundizar en la realidad espiritual obtendrá las respuestas y la ayuda espiritual que necesita. Mira el ejemplo en ti mismo. Has empezado a hacerte preguntas fundamentales y a buscar sinceramente y vas obteniendo respuestas. Pero la mayoría prefiere mirar hacia otro lado. La gran curiosidad que tenéis por averiguar cómo funciona materialmente el Universo es la que os impulsa a realizar descubrimientos científicos cada vez más importantes. También en lo espiritual el espíritu necesita responder a sus interrogantes para sentirse realizado y a través de la búsqueda de las relaciones causa-efecto se van consiguiendo descubrir realidades que permanecían ocultas a simple vista.

¿Y cómo va a suceder eso? ¿Cómo vamos a obtener una respuesta?
El espíritu puede conocer esta realidad espiritual aparentemente oculta cuando pone empeño en profundizar en sí mismo, porque las leyes espirituales están escritas en el espíritu. Hay algo en el espíritu que le permite reconocer lo verdadero de lo falso cuando se le pone enfrente.
Ese algo es la voz de la conciencia, la voz del sentimiento, que es cada vez más clara a medida que el espíritu está más evolucionado. Si nos paráramos a escucharla de vez en cuando, obtendríamos muchas respuestas. Pero deberá ser por el propio esfuerzo y voluntad que se vaya logrando conocer la realidad espiritual, que es también la realidad de uno mismo. Por eso hay un proverbio muy antiguo que dice:
“Conócete a ti mismo y conocerás el Universo”.

Y de esta forma ¿no se está abandonando al espíritu a su propia suerte, como el niño pequeño que es abandonado por sus padres?
No se le abandona, los espíritus guía siempre están ahí ayudando. Nos sugieren sutilmente las respuestas cuando tenemos preguntas que sinceramente no sabemos resolver. Lo que pasa es que en vosotros mismos existen tantos miedos y tabúes que a vuestros hermanos del mundo espiritual les resulta muy complicado ayudaros, ya que no admitís respuestas que no encajen con vuestros prejuicios y arquetipos.

¿Qué quieres decir?
¿Quieres un ejemplo? Mirad vuestra actitud frente a la muerte. Hoy por hoy, la muerte es un tabú para la sociedad occidental y cada vez que desencarna un espíritu se desata una verdadera tragedia entre los familiares y seres queridos.

 ¿Y por qué? 
Porque no queréis ver las evidencias que se os están dando respecto a la supervivencia del espíritu después de la muerte, simplemente porque para explicarlo tendríais que cambiar vuestro paradigma actual. Cuando los espíritus que han pasado al otro plano intentan despedirse y tranquilizar a sus seres queridos manifestándoseles de alguna forma, siempre hay una tendencia a no creer en lo que se vive y percibe, simplemente porque creéis que no es posible, porque no encaja en vuestros esquemas mentales, y la mente le hace creer a uno que se trata de una alucinación motivada por el estado de shock. Por un lado está la influencia de la Religión, que ofrece una explicación de la muerte y de lo que viene después basada en obtusos dogmas poco creíbles y no en las evidencias y los testimonios reales, y que opina que cualquier contacto con el mundo espiritual no supervisado por ellos, o bien es pura imaginación o, como ocurrió en épocas pasadas, “es cosa del demonio”, alentando el miedo a cualquier contacto con el más allá. Por otro lado, está la Ciencia Materialista, que sólo cree en lo que puede medir con sus aparatos, y que se niega a investigar seriamente el tema, obstaculizando al máximo el trabajo de unos pocos, pero valientes investigadores, que han convivido con enfermos terminales y con pacientes que han tenido experiencias cercanas a la muerte, que sí se han atrevido a dar el paso de intentar descorrer el velo. El resultado final es que la gente que está pasando por ese trance y sus seres queridos se encuentra en el más absoluto desamparo emocional, porque no encuentra ninguna explicación creíble ni ninguna esperanza consoladora.

¿Y qué ha que hacerse para recibir ayuda del mundo espiritual?
Es muy fácil. Sólo hay que pedirlo. Se trata de intentar enviar un mensaje telepático desde el sentimiento a través del pensamiento al mundo espiritual, y esperar a ver qué sucede. Simplemente se trata de exponer lo que a uno le pasa y lo que uno necesita, y pedir ayuda. Los espíritus guía están ahí para captar esos mensajes y actuar en consecuencia. Si lo que pedís lo hacéis de forma sincera, de corazón y lo hacéis con la
intención de lograr vuestra mejora espiritual, no tengáis duda de que obtendréis una repuesta. Esta es la autentica forma de orar, y no el repetir una y otra vez un motón de frases con alabanzas a Dios, Jesús, o la Virgen que no tienen ningún significado ni para vosotros ni para el mundo espiritual.

¿Y cómo se contacta con el o los espíritus guía? Es decir, cómo es esa ayuda que viene del mundo espiritual, ya que yo no tengo conciencia de haber contactado nunca con ningún espíritu de ninguna forma, ni
verbal ni visual.
Querrás decir hasta que empezaste a contactar conmigo, porque yo no estoy encarnado actualmente. Pero entiendo lo que quieres decir, ya que esta no es la forma habitual de contacto. Si la ayuda que recibís no es evidente para vosotros es porque esta ayuda se da de manera muy sutil, para no interferir en vuestro libre albedrío, y sólo se da cuando el espíritu lo necesita y esta receptivo para recibirla. El espíritu guía se comunica con vosotros mentalmente, a través de la voz de la conciencia. También el resto de espíritus os hablan mentalmente y os sugieren ideas dependiendo del tipo de inquietudes que tengáis. Por tanto, en la voz de la conciencia de cada uno hay una parte que viene el mundo espiritual, tanto de los guías como de los hermanos espirituales.
Pero también hay una parte de nuestro propio yo espiritual, que alberga la sabiduría de incontables encarnaciones. En cualquier caso, esa voz intenta aconsejaros y ayudaros a resolver vuestros problemas, para que de cada circunstancia de la vida, sea ésta dolorosa o feliz, saquéis el mayor provecho posible para vuestra evolución espiritual, para que os sirva en vuestro proceso de eliminación del egoísmo y en vuestro aprendizaje de lo que es el amor incondicional. Para poder percibir esta ayuda hace falta creer que es posible, estar dispuesto a hacer las preguntas que necesitáis responder y estar dispuesto a hacer caso de las respuestas que os llegan desde la voz de la conciencia.

¿Tiene que ver esto con la meditación?
Sí. Desde el punto de vista espiritual, meditar es intentar desconectar de los problemas diarios para alcanzar un estado de serenidad que permita escuchar la voz del interior que nos ayude a mejorarnos, a ver nuestros defectos y a empezar a vivir desde el sentimiento. Meditar implica analizarse a uno mismo para conocerse a uno mismo, descubrir cuándo actúa uno con el egoísmo y cuando por lo que siente. No importa qué método utilicemos para conseguirlo, si es más o menos estético, porque ya no es lo que se hace sino con la intención con la que se hace, y a veces nos quedamos con la apariencia pero no con el fondo. Lo digo porque hay mucha gente muy flexible y que tiene gran habilidad para colocarse y aguantar en posición de loto durante horas, que respira profundamente, dejando su mente en blanco, pero que una vez sale de la relajación continúa con sus malos hábitos espirituales y que se convence a sí misma de que es espiritual sólo porque practica una técnica de relajación determinada. Esto último no es meditar, sino sólo aparentar.

Ya pero, ¿cómo oír la voz de la conciencia? A mí eso me parece muy difícil. Es decir, ¿cómo distinguir entre un pensamiento que viene de la conciencia y cualquier otro pensamiento común de nuestra mente? Yo no lo veo nada fácil
Para que podáis oír claramente la voz de la conciencia tenéis que intentar acallar por un rato el parloteo de vuestra mente, liberarla durante esos momentos de las preocupaciones cotidianas. Buscad un momento de tranquilidad al día para estar con vosotros mismos, para meditar sobre vuestros males y vuestras actitudes del día, y entonces, si lo hacéis sinceramente, se os ayudará a encontrar las respuestas que necesitáis y se os reconfortará para que afrontéis con mayor entereza vuestras pruebas. La voz de la conciencia no es complaciente, no es parcial, no miente, y dice cosas que pueden molestar a nuestro egoísmo. Hay personas que tienen el canal de comunicación espiritual más abierto, porque confían en esta forma de percepción y han puesto su voluntad para mejorarla, y pueden distinguir entre una respuesta conseguida por reflexión propia o una dada por los espíritus guía, pudiendo establecer un diálogo consciente con ellos.

¿Y esta es la única forma en que se nos ayuda desde el mundo espiritual?
No. También recibís todos una ayuda más directa durante el sueño.
Mientras el cuerpo duerme, el espíritu se despega por unos momentos del plano físico para acceder al plano espiritual, encontrándose con sus guías y seres queridos que le echarán una mano para resolver los problemas del día a día y darle fuerzas para continuar. Es decir, que todos realizáis viajes astrales durante la noche, aunque no de manera consciente. En la mayoría de gente, este contacto con el mundo espiritual vivido durante el sueño no se recuerda con total claridad, sino que sólo aparece en forma de imágenes y recuerdos más o menos nítidos, los sueños, que contienen en sí mismos ayudas espirituales encriptadas que ayudan a ver más claramente lo que cuesta tanto ver en estado de vigilia. Por esto es tan importante dormir bien para estar bien anímicamente, porque cuando la persona no duerme se impide a sí misma entrar en contacto directo con el mundo espiritual y recibir la ayuda y el aliento que necesita para afrontar las pruebas del mundo físico.

¿Entonces los sueños son recuerdos de viajes astrales?
No siempre. La mayoría son preocupaciones mentales. Pero algunos son recuerdos más o menos nítidos sobre viajes astrales, muchos en clave simbólica.

¿Entonces los sueños tienen una interpretación?
Los que son ayudas del mundo espiritual sí tienen interpretación. Existen símbolos comunes para todos. Normalmente en el propio símbolo está la clave para la interpretación el sueño. Los toros representan pruebas o tentaciones materiales. Los niños, el sentimiento. El agua, la sensibilidad.
Si está limpia es que la sensibilidad también lo está. Si el agua está turbia es que hay algo oscuro en esa sensibilidad. Puede representar intenciones egoístas. Una casa representa el interior espiritual. Si alguien entra en una casa por una ventana y no por la puerta es que no es sincero, esconde algo, o intenta manipular. Andar por caminos con mayor o menor dificultad, bien a pie o bien conduciendo un vehículo suele representar el camino espiritual y los obstáculos que se encuentran en ese camino representan las pruebas que vamos a ir encontrando. Los helados pueden representar la complacencia. Caer hacia abajo significa un bajón emocional, una depresión.

Ya pero, ¿y si no sabes el significado de cada símbolo?
Se puede aprender a interpretarlos. Generalmente, en el propio sueño está la clave de la interpretación y el propio espíritu intuye si el sueño es o no importante, y si tiene que ver con algo de sí mismo. Si uno mismo no sabe interpretarlos, el mundo espiritual le da las pistas que necesita para poder hacerlo. Pero primero hace falta tener la voluntad de querer profundizar en uno mismo y en los sueños que se nos dan para ayudarnos en ese proceso.

¿Por qué la ayuda se da en forma de clave y no directamente?
Para no vulnerar el libre albedrío del espíritu, y para que sea él mismo el que trabaje por su propia evolución. El buen profesor de matemáticas sabe que si quiere que sus alumnos aprendan de verdad, no debe dar directamente las soluciones de los problemas matemáticos que plantea, sino que debe ayudar a que éstos los resuelvan por sí mismos, dándoles las indicaciones justas y precisas cuando por su capacidad les resulta imposible seguir adelante. Con el espíritu en evolución ocurre lo mismo.
Si se le diera la solución directamente no se esforzaría él mismo en resolver sus propias pruebas espirituales y no avanzaría. Se volvería cómodo, esperando a que sean sus guías los que resuelvan sus problemas. Tampoco sería justo decirle a alguien la decisión que debe tomar porque eso sería una interferencia en su libre albedrío. El espíritu ha de decidir por sí mismo. Las pistas que se le dan son necesarias, porque hay ciertos detalles importantes que al espíritu se le escapan, y necesita conocerlos para poder resolver los problemas por sí mismo.
Cuando el espíritu es totalmente consciente de su problema y tiene la capacidad para resolverlo por sí mismo, pero por su propia voluntad decide no hacerlo, entonces no se le da ayuda, porque no la necesita.
Sería tan inútil como ir a repartir comida a un barrio de gente rica, que por sus propios medios puede conseguir la comida que se le ofrece.

¿Y por qué no somos conscientes de esa separación vivida durante el sueño?
Algunas personas son capaces de separarse del cuerpo a voluntad y tener plena conciencia de lo vivido durante el viaje astral.

¿Y todos los humanos pueden hacer viajes astrales?
De manera inconsciente todos viajáis durante una fase del sueño.
Algunos accidentalmente consiguen separarse y tomar conciencia de esta separación. Pero de manera consciente sólo unos pocos. Con el debido entrenamiento y constancia muchos de vosotros podríais realizar
viajes astrales conscientes. Pero como la mayoría no creéis que sea posible y no os preparáis para conseguirlo, pues entonces no sucede nunca. En los mundos avanzados se enseña desde niños a realizar viajes astrales de manera consciente como una herramienta más que han de emplear para su propia evolución personal, de forma que todo el mundo es capaz de realizarlos.

¿Y de qué depende que uno tenga mayor o menor facilidad para realizar viajes astrales?
De la capacidad espiritual de la persona, de la voluntad en mejorar espiritualmente, de su conciencia sobre la espiritualidad, y de que lo haya elegido antes de nacer. También hay personas que tienen una capacidad innata, de nacimiento, para contactar con el mundo espiritual de forma todavía más directa, sin necesidad de separarse totalmente de su cuerpo. Son las que llamáis normalmente médiums.

¿Podrías explicarme que es un médium, según tú?
Médium significa canal. Un médium es alguien que tiene un contacto con el mundo espiritual más directo y evidente que el resto de personas, como si tuviera una conexión a Internet de tipo ADSL, mientras el resto tienen una conexión telefónica normal. Para la mayoría de personas la existencia de un mundo más allá del físico no resulta nada evidente, porque apenas perciben de lo que les rodea lo que sus sentidos físicos son capaces de captar. Pero un médium tiene una sensibilidad adicional, como si tuviera una potente antena que le permitiera sintonizar con emisoras que emiten en un rango de frecuencias diferente, que el resto de gente, con sus antenas convencionales, no puede captar.

Pero entiendo yo que no todos los médiums son iguales ni todas las capacidades mediúmnicas tampoco. Quiero decir ¿existen diferentes tipos de mediumnidad?
Sí. Se pueden clasificar según la manifestación o el tipo de contacto con el mundo espiritual que predomine. De acuerdo con esta forma de clasificar encontraremos el médium vidente, que es aquel que puede ver a los espíritus o el médium auditivo, que es aquel que puede oírlos.
Un médium escribiente es aquel que recibe los mensajes a través de la escritura, pudiendo ser o no consciente de lo que escribe. Un médium intuitivo es aquel que recibe los mensajes espirituales directamente en su mente, inspirado por los espíritus. Un médium de incorporación es aquel que presta o permite que temporalmente un espíritu desencarnado utilice su cuerpo y sus sentidos, total o parcialmente, para manifestarse en el plano físico, recuperando después el control del mismo. Un médium terapeuta es aquel que canaliza energías trasmitidas por espíritus elevados con la intención de mejorar el estado vital de un espíritu encarnado. Un médium sensitivo es aquel que puede percibir su presencia, su estado de ánimo y sus mensajes pero no lo hace a través de ningún sentido físico. Un médium clarividente es aquel que puede captar escenas futuro o del pasado, etc.

Entonces alguien que sea médium es un privilegiado respecto a los demás, ya que está más favorecido que el resto para contactar con sus guías de forma más sencilla.
La mediumnidad innata se le da al espíritu que lo necesita en ciertas circunstancias para que la aproveche para evolucionar más rápidamente, como instrumento que debe utilizar para ayudar los demás, encarnados y desencarnados. Lo que ocurre es que la mayoría, una vez encarnados, o bien preferiría no tenerla, debido a la incomprensión que recibe de parte de los que no la tienen, o bien la intentan utilizar para su lucro personal. La capacidad de contactar no es exclusivamente con los guías espirituales, sino con el mundo espiritual en general, y en este mundo, como pasa en el vuestro, no todos son buenos. Hay espíritus en distintos grados de evolución y el canal está abierto para todos, de manera que podemos recibir influencias positivas y negativas. Dependiendo del uso que el médium quiera hacer de ese canal, se atraerá la influencia de espíritus más o menos avanzados.

¿Entonces también pueden influirnos los espíritus inferiores?
También. Todo encarnado recibe influencias y sugestiones de los espíritus, sea o no sea médium, y también de los espíritus inferiores. Pero al igual que los superiores, sólo pueden entrar si uno les deja. Al ser seres de baja vibración, sólo sintonizan contigo si tú bajas tu vibración.
Aprovechan las debilidades espirituales, los defectos, para colarse. Los sentimientos dañinos, los actos que van contra la ley del amor son su puerta de entrada.

¿Pero siempre un espíritu poco avanzado se acerca para molestar, por ejemplo, a un médium?
No. También se puede acercar porque necesita ayuda para salir de una circunstancia dolorosa. Si se trata de un espíritu que por cualquier razón se ha aferrado fuertemente a la vida material, no percibe la ayuda que se le está ofreciendo directamente desde el mundo espiritual. El médium es para ellos como un faro en medio de la niebla, por el estado de turbación en que se encuentran, y puede servir de intermediario para proporcionarle la ayuda necesaria para encaminarle hacia su destino en el mundo espiritual.
Pues la mediumnidad no goza de demasiada buena reputación en este mundo.
Ya. Suele pasar en los mundos de vuestro nivel evolutivo.

¿Por qué razón?
Existen varias razones. Una es por el mal ejemplo que dieron aquellos que intentaron utilizar el contacto con el mundo espiritual para lograr objetivos oscuros y egoístas, atrayéndose la influencia de los espíritus más bajos, o de aquellos que la convirtieron en un fraude, intentando enriquecerse a su costa. También se la ha perseguido y desprestigiado de todas las maneras posibles, porque no convenía a los poderosos de la Tierra que se desarrollara, ya que el conocimiento que se obtiene directamente del mundo espiritual puede hacer que la humanidad se despierte y tome conciencia de la realidad espiritual, del autentico propósito de la vida, e intente liberarse de las cadenas que le impiden evolucionar, perdiendo estos poderosos toda su influencia para engañarla y manipularla, y para seguir explotándola en su beneficio.

¿Pero qué sentido tiene que haya personas que tengan esta conexión especial para ser intermediarios de los demás con el mundo espiritual, si cada uno tiene su propia conexión?
Si cada uno de los seres humanos tuviera abierto su canal con el mundo espiritual no sería tan necesario que encarnaran espíritus con el objetivo de servir de canal del mundo espiritual para los demás. Sin embargo, debido a la enorme dificultad que encuentran muchos seres en este mundo para activar su propia conexión, sea por falta de voluntad, por desconocimiento, o por temor, se privan de recibir directamente la ayuda que necesitan. Entonces el mundo espiritual se sirve de ciertos espíritus, que vienen con la misión específica de servir de portavoces para transmitir los mensajes que les son necesarios a los espíritus encarnados para su evolución. Tened clara una cosa, el contacto entre el mundo espiritual y el mundo de los encarnados siempre existirá porque le es necesario al espíritu encarnado recibir ayuda espiritual para progresar, no importa cómo ni de qué manera se produzca este contacto.

Pero, si no he entendido mal, al igual que existen en el mundo espiritual espíritus bienintencionados que pretenden ayudarte, también hay espíritus poco avanzados que intentan hacer todo lo posible para que no avances y éstos también pueden contactar contigo ¿Cómo sabe uno quién es su interlocutor al otro lado y qué intenciones lleva?
La calidad del mensaje es la mejor forma de conocer la capacidad del autor. Si se trata de un mensaje bueno y útil, que llega al corazón y sirve para avanzar en el amor, entonces no tengáis duda de que se trata del mensaje de un buen espíritu. Si el mensaje intenta estimular el egoísmo en alguna de sus manifestaciones, por mucho que se haya identificado el interlocutor con un nombre célebre, tipo Jesús, la Virgen, o Santa Teresa, entonces tened por seguro que se trata de un impostor que no lleva buenas intenciones. Como Jesús hubiera dicho “Por sus frutos los conoceréis. El árbol sano no puede dar malos frutos, ni tampoco puede el árbol podrido dar buenos frutos”.

¿Y de qué depende que contactemos con unos espíritus u otros?
El contacto mediúmnico se parece mucho al que podéis tener con alguien a través de Internet, ya que en ambos casos no podéis ver físicamente a vuestro interlocutor. En ambos casos podemos contactar con personas de lugares lejanos y puesto que no las conocemos, puede haber gente con buena intención o gente con mala intención que intente engañarnos. Dependiendo de la afición que tengamos entraremos en contacto con un tipo de gente u otro. Si a alguien le atrae cierto tema, buscará un chat o un foro con esa temática, contactando con personas que tienen esa misma afición. Si por ejemplo alguien está buscado entrar en una ONG para ayudar a los demás, buscará páginas web o foros con esa temática. En estos foros es más difícil encontrar a gente con malas intenciones, porque no es el tipo de temática que interesa a los que no traen buenas intenciones. Pero si uno entra en foros que prometen enriquecerse sin esfuerzo, o encontrar una pareja elegida de un catálogo, que tenga por seguro que nada bueno puede salir de ello. De igual forma, sea uno médium o no, se atraerá la influencia de espíritus más o menos elevados, por la afinidad de pensamiento y acción con ellos. Es decir, una persona aficionada al juego y las apuestas se atraerá la influencia de espíritus ludópatas que no se han desprendido de sus adicciones después de morir, los cuales estimularán su adicción al juego para satisfacer sus propias expectativas. En el lado contrario, si alguien tiene deseos de ayudar a otra gente, se atraerá la influencia de espíritus benefactores que le ayudarán a conseguir sus objetivos. Por tanto, la mejor garantía para obtener contacto con los espíritus elevados o bienintencionados es la sincera voluntad de emplear las comunicaciones para la mejora espiritual de uno mismo y de los demás. La elevación de sentimiento y pensamiento genera en el médium y en su entorno un nivel vibratorio elevado que impide la entrada de espíritus de baja vibración que no lleven buenas intenciones.

¿Pero no puede ocurrir que una persona, sea médium o no, caiga víctima de las influencias de los espíritus negativos, y aunque quiera cambiar, no pueda retomar el buen camino por culpa de ellos?
No. Depende de uno mismo seguir por un camino u otro. Puede ser difícil deshacerse de antiguos compañeros de fechorías, que tratarán de influir para no perder a su víctima, pero no pueden más que la propia voluntad de uno mismo, ya que sería una vulneración de la ley del libre albedrío de cada uno. Además, como ya he dicho, todos tenemos un espíritu guía personal, un ser altamente evolucionado que es nuestro tutor espiritual y protector. Es el que ha sido llamado por la religión “el ángel de la guarda”. Este ser tiene más poder por sí mismo que todos los espíritus inferiores juntos y siempre está a nuestra disposición para orientarnos y estimularnos en el camino correcto. Si él quisiera podría apartar de un plumazo a los espíritus menos evolucionados que nos molestan continuamente. Pero ocurre muchas veces que la persona no quiere esta ayuda y, por respeto a su libre albedrío, el “ángel de la guarda” se mantiene a la espera, permitiendo que su pupilo se junte con las compañías que ha querido buscarse, aguardando el momento en que quiera volver a escucharle. También existen otros seres, que aunque no son tan evolucionados, nos suelen seguir la pista para ayudarnos, como por ejemplo ciertos seres queridos o familiares, y amigos ya fallecidos u otros espíritus benefactores, que aunque no nos son conocidos se dedican a ayudar a quien lo necesita. Pero nuevamente, si la persona no quiere escucharles o recibir su ayuda no tienen más remedio que esperar una mejor ocasión.

¿Y cómo deshacerse de la influencia de estos espíritus negativos?
Con la actitud que tomemos. Cuanto más vivamos sintiendo, pensado y actuando conforme a la ley del amor, más nos atraeremos la influencia de los espíritus superiores y menos posibilidades daremos a los espíritus inferiores de molestarnos.
Mañana Mas.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario