lunes, 9 de junio de 2014

Tu Mente un Océano

Tu mente es un océano

Tu mente es un océano


Observa tu mente. Si crees que todo lo que te produce placer viene de los objetos materiales y te pasas la vida corriendo tras ellos, estás bajo el control de un serio concepto erróneo. Semejante actitud no es sólo intelectual.

Cuando oyes esto por primera vez, puedes pensar: “Yo no tengo ese tipo de mente; yo no tengo una fe ciega en que los objetos externos aportan felicidad”.
Pero, investígalo con detenimiento en el espejo de tu mente. Encontrarás que, más allá del intelecto, esa actitud está realmente ahí y que tus acciones de cada día muestran que, en lo profundo de tu ser, crees realmente en ese concepto erróneo.

Ahora dedica un momento a observar tu mente para ver si te encuentras o no bajo la influencia de esa mente inferior.
Una mente que tiene tanta fe en el mundo material es estrecha, limitada; le falta espacio. Su naturaleza es enfermiza, malsana o, en la terminología budista, dual.

En muchos países, la gente tiene miedo de aquéllos que no siguen los cánones tradicionales, como los que toman drogas. Se crean leyes en contra del uso de las drogas y se establecen elaborados controles de aduanas para detener a las personas que las pasan de un país a otro de contrabando. Examina este caso con
minuciosidad. El hecho de tomar drogas no viene de la droga misma, sino de la mente de la persona que las toma. Sería más coherente tener miedo de la actitud psicológica –la mente contaminada– que hace que la gente se drogue o se implique en algún otro comportamiento autodestructivo. Pero se arma, en cambio, un gran alboroto acerca de las drogas, ignorando completamente el papel que juega en ello la mente. Esto también es un serio concepto erróneo, mucho más serio que las drogas que toman unas pocas personas.

Los conceptos erróneos son bastante más peligrosos que unas cuantas drogas.
Las drogas no se extienden demasiado, pero los conceptos erróneos pueden extenderse por todas partes y causar dificultades y desasosiego a todo un país.
Todo esto viene de la mente. El problema es que no comprendemos la naturaleza psicológica de la mente. Sólo prestamos atención a las sustancias físicas que toma la gente y somos completamente inconscientes de las estúpidas ideas que cruzan constantemente las fronteras.

Todos los problemas mentales vienen de la mente. El psicólogo tiene que trabajar en la mente del paciente en vez de decirle: “¡Oh! No es usted feliz porque se siente débil. Lo que necesita es un coche nuevo, flamante y potente...” o cualquier otro tipo de posesión material. Decir a otros que se compren algo para que se sientan felices no es un buen consejo. El problema básico de la persona es la insatisfacción mental, no la carencia de posesiones materiales. Cuando se trata de abordar problemas mentales y del modo de curar a los pacientes, existe una gran diferencia entre la psicología del Buda y la que se practica en Occidente.

Cuando regrese el paciente y diga: “Bueno, me he comprado el coche como usted me recomendó, pero sigo sin estar bien”, quizá el psicólogo responda: “Tendría que haberse comprado un coche más caro” o “Debería haber elegido otro color”. Y aunque el paciente haga eso después de la consulta, regresará de nuevo sintiéndose todavía desgraciado. No importa los muchos cambios superficiales que se hagan en el entorno de una persona, sus problemas no van a cesar.

La psicología budista recomienda que, en lugar de estar constantemente sustituyendo una condición agitada por otra –y, por consiguiente, sólo cambiando sin cesar un problema por otro y después por otro, y por otro más–, uno debería olvidarse completamente de los coches por algún tiempo y observar lo que ocurre.

Sublimar un problema para caer en otro no resuelve nada; sólo es cambio.
Aunque el cambio puede bastar a menudo para que uno se crea que está mejorando, en realidad no está mejorando. Básicamente, está experimentando lo mismo. Evidentemente, no debes interpretar mis palabras de modo literal. Sólo estoy tratando de ilustrar la manera en que la gente intenta resolver sus problemas a través de medios físicos.

Reconoce la naturaleza de la mente. Como seres humanos, siempre estamos buscando satisfacción. Si conoces la naturaleza de la mente puedes hallar satisfacción interior; quizá incluso eternamente. Pero para ello tienes que comprender la naturaleza de tu mente. Percibimos el mundo sensorial con mucha claridad, pero permanecemos totalmente ciegos ante nuestro mundo interior, en donde el constante funcionamiento de los conceptos erróneos nos mantienen bajo el control de la infelicidad y de la insatisfacción. Esto es lo que debemos descubrir.

Es, pues, de extrema importancia, asegurarse de que no estás actuando bajo el concepto erróneo de que los objetos externos son los únicos que pueden darte satisfacción o hacer de tu vida algo interesante. Como he dicho antes, esta creencia no es sólo intelectual –la profunda raíz de este engaño se encuentra en lo más hondo de tu mente–. Muchos de tus mayores deseos están enterrados muy por debajo del intelecto; lo que yace debajo del intelecto es generalmente mucho más fuerte que el propio intelecto.

Algunas personas se dicen: “Mi psicología básica es sólida. No tengo fe en lo material y me intereso y estudio la religión”. Pero el mero hecho de haber aprendido alguna filosofía o doctrina religiosa no te convierte en una persona espiritual. Muchos profesores universitarios pueden ofrecer claras explicaciones intelectuales sobre el budismo, el hinduismo y el cristianismo, pero con sólo eso no se convierten en personas espirituales. Son más bien como guías turísticos para los espiritualmente curiosos. Si no puedes transformar tus palabras en experiencia, tus conocimientos no pueden ayudarte ni a ti ni a los demás. Existe una gran diferencia entre ser capaz de explicar la religión intelectualmente y transformar ese conocimiento en una experiencia espiritual.

Tienes que poner en práctica lo que has aprendido y comprender los resultados que traen las acciones. Una taza de té es probablemente más útil que el conocimiento intelectual de una filosofía a la que tu mente no puede adherirse porque no tienes la llave; –al menos, la taza de té sacia la sed–. Estudiar una filosofía que no funciona es una pérdida de tiempo y de energía.

Espero que comprendas lo que significa realmente la palabra “espiritual”.
Significa buscar, investigar la naturaleza verdadera de la mente. No hay nada espiritual afuera. Mi rosario no es espiritual; mis hábitos no son espirituales.
Espiritual significa la mente, y las personas espirituales son las que buscan la naturaleza de la misma. A través de este proceso, llegan a comprender los efectos de su comportamiento, las acciones de su cuerpo, palabra y mente. Si no comprendes los resultados kármicos de lo que piensas y haces, no tienes forma de convertirte en una persona espiritual. El mero hecho de conocer una filosofía religiosa no es suficiente para convertirte en un ser espiritual.

Para entrar en el camino espiritual tienes que empezar por comprender tu propia actitud mental y el modo en que tu mente percibe las cosas. Si estás completamente atrapado por el apego a pequeños átomos, tu mente limitada y ansiosa impedirá que disfrutes de los placeres de la vida. La energía externa es tan increíblemente limitada que, si permites que te ate, tu mente se volverá tan limitada como ella. Cuando tu mente es estrecha, las pequeñas cosas te agitan con gran facilidad. Haz de tu mente un océano.

Las personas religiosas hablan de moralidad. ¿Qué es moralidad? La moralidad es la sabiduría que comprende la naturaleza de la mente. La mente que comprende su propia naturaleza se vuelve automáticamente moral o positiva, y las acciones motivadas por esa mente se vuelven también positivas. Eso es lo que llamamos moralidad. 

La naturaleza básica de la mente estrecha es la ignorancia; por consiguiente, la mente estrecha es negativa.
Si conoces la naturaleza psicológica de tu mente, la depresión desaparece espontáneamente y todos los seres vivos dejan de ser enemigos y extraños para convertirse en tus amigos. La mente estrecha rechaza; la sabiduría acepta. Examina tu mente para ver si es eso cierto o no. Aunque pudieras acceder a todo el placer sensorial que encierra el universo, seguirías sin estar satisfecho. Eso muestra que la satisfacción viene del interior, no de algo externo.

A veces nos maravillamos ante el mundo moderno: “¡Qué avances más fantásticos los de la tecnología científica! ¡Es estupendo! ¡Antes no teníamos aparatos tan fantásticos! Pero retrocede un poco en el tiempo y míralo de este modo: muchas de las cosas que creíamos fantásticas no hace tanto tiempo se levantan ahora en nuestra contra. Cosas que desarrollamos en el pasado para mejorar nuestras vidas nos están dañando ahora. No mires sólo en tu entorno inmediato; examínalo del modo más amplio posible; verás que lo que estoy diciendo es cierto. Cuando creamos un objeto material por primera vez, pensamos: “Esto es útil”. Pero esa energía externa se retrae y acaba por destruirse a sí misma. Tal es la naturaleza de los cuatro elementos –tierra, agua, fuego y aire–. Esto es lo que nos enseña la ciencia budista.

Tu cuerpo no es una excepción a esta regla. Mientras tus elementos cooperen entre sí, tu cuerpo se desarrolla perfectamente pero, transcurrido un tiempo, éstos se enfrentan y acaban por destruir tu vida. ¿Por qué ocurre eso? Debido a la naturaleza limitada de los fenómenos materiales: cuando su poder se agota, se derrumban como esos edificios viejos y desmoronados que vemos a menudo.

Cuando el cuerpo enferma y se vuelve decrépito se debe a que las energías internas están en conflicto, desequilibradas. Ésta es la naturaleza del mundo material; no tiene nada que ver con la fe. Mientras sigamos naciendo en la carne, la sangre y los huesos de un cuerpo humano, vamos a experimentar malas condiciones,
tanto si lo creemos como si no. Es la evolución natural del cuerpo mundano.

La mente humana, no obstante, es completamente distinta. La mente humana tiene el potencial para un desarrollo infinito. Si puedes descubrir que la verdadera satisfacción viene de la mente, comprenderás que puedes extender sin límite esa experiencia y que es posible alcanzar satisfacción eterna.

De hecho es muy sencillo. Puedes comprobarlo ahora mismo. ¿En dónde experimentas la sensación de satisfacción? ¿En la nariz? ¿En el ojo? ¿En la cabeza? ¿En tus pulmones? ¿En tu corazón? ¿En tu estómago? ¿Dónde se encuentra la sensación de satisfacción? ¿En las piernas? ¿En las manos? ¿En tu cerebro?
¡No! Está en tu mente. Si dices que está en el cerebro, ¿por qué no puedes decir que está en tu nariz o en tu pierna? ¿Por qué haces diferencias? Cuando te duele la pierna, es ahí donde sientes dolor, no en la cabeza. Cualquier dolor, placer u otra sensación que experimentas es siempre una expresión de la mente.

Cuando dices: “Hoy he tenido un buen día”, significa que en tu mente tienes el recuerdo de un mal día. Si la mente no crea etiquetas, no hay experiencias buenas o malas. Si dices que la cena de hoy era buena, quiere decir que en tu mente guardas la experiencia de una cena mala. Sin la experiencia de una cena mala es imposible que hables de la buena cena de esta noche.

Del mismo modo, “soy un buen marido”, “soy una mala esposa” son también meras expresiones de la mente. Alguien que dice: “soy malo”, no tiene por qué ser necesariamente malo; y alguien que dice: “soy bueno”, no tiene por qué ser necesariamente bueno. Quizá el hombre que dice “soy un buen marido”, lo dice porque está dominado por la mente perturbadora y negativa del orgullo. Su mente estrecha, atrapada en la creencia engañosa y concreta de que es bueno, está de hecho causando muchos problemas a su mujer. ¿Cómo puede ser, entonces, un buen marido? A pesar de que ese hombre mantenga económicamente a su esposa, ¿cómo puede ser un buen marido cuando, día tras día, ella tiene que soportar su arrogancia?

Si puedes comprender los aspectos psicológicos de los problemas humanos, puedes generar realmente el verdadero amor afectuoso hacia los demás. El mero hecho de hablar del amor afectuoso no ayuda a desarrollarlo. Hay personas que han leído cientos de libros sobre el amor afectuoso, pero sus mentes son exactamente lo opuesto. No es sólo filosofía, no son sólo palabras, es conocer cómo funciona la mente.

Sólo entonces podrás desarrollar ese amor; sólo entonces podrás convertirte en una persona espiritual. De otro modo, aunque estés convencido de que eres una persona espiritual, no es más que un concepto intelectual, como el hombre arrogante que se cree un buen marido. Es pura ficción; una invención de tu mente.

Es muy útil que dediques tu preciosa vida humana a controlar la mente de elefante loco y a dirigir tu poderosa energía mental. Si no aprovechas tu energía mental, la confusión continuará haciendo estragos en tu mente y desperdiciarás tu vida. Sé lo más sabio que puedas con tu mente. Eso hace valiosa tu vida.

No tengo mucho más que deciros pero, si tenéis alguna pregunta, por favor, hacedla.
Pregunta: Usted ha dicho que conocer la naturaleza de la mente trae felicidad.
Estoy de acuerdo, pero ha empleado la palabra “eterna”, lo que implica que si uno comprende completamente su mente, puede trascender la muerte del cuerpo físico. ¿Es así?
Lama: Sí, así es. Pero eso no es todo. Si sabes cómo hacerlo, puedes trasformar en sabiduría la energía negativa que surja en tu mente. De esta manera, tu energía negativa se asimila a sí misma y no puede bloquear tu sistema nervioso psíquico. Eso es posible.
¿La mente es cuerpo o el cuerpo es mente?
¿Qué quieres decir?
¿Por qué percibo el cuerpo?
¿Por que lo percibes? ¿Percibes este rosario (el Lama lo sostiene en alto)?
Sí.
¿Y eso lo convierte en mente? ¿Por qué lo percibes?
Eso es lo que trato de preguntarle.
Bien, es una buena pregunta. El cuerpo y la mente están estrechamente relacionados; cuando algo afecta al cuerpo, afecta también a la mente. Pero eso no quiere decir que la energía relativa de tu cuerpo físico, su carne y sus huesos, sea mente. No puedes decir tal cosa.

¿Cuáles son los propósitos del budismo: la Iluminación, la fraternidad, el amor universal, la super-consciencia, la comprensión profunda y directa de la verdad, el logro del nirvana?
Todos ellos –la super-consciencia, el amor universal y la ecuanimidad o imparcialidad– se basan en la comprensión profunda de que todos los seres vivos del universo son iguales en cuanto a su deseo de ser felices y de evitar el sufrimiento.

Hasta ahora, nuestras mentes duales y sus conceptos erróneos discriminan: “Ésta es mi amiga íntima. Quiero guardarla para mí; no quiero compartirla con otros”. Uno de los propósitos del budismo es alcanzar lo opuesto a este sentimiento, que es el amor universal. Evidentemente, la meta o propósito último es la Iluminación. Para resumir, el propósito de las enseñanzas del Buda sobre la naturaleza de la mente es que cada ser obtenga todos esos logros que acabas de mencionar.

¿Pero cuál de ellos se considera como el logro más elevado e importante?
Los propósitos más elevados son la Iluminación y el logro del amor universal.
La mente estrecha tiene dificultades para alcanzarlos.

¿Cuál es la correspondencia entre los colores de la pintura tibetana y los estados de meditación o los diferentes estados psicológicos?
Distintas clases de mente perciben distintos colores. Decimos que cuando uno se enfada percibe el color rojo. Éste es un buen ejemplo. Otros estados mentales visualizan sus respectivos colores. En algunos casos en los que las personas se encuentran emocionalmente perturbadas e incapaces de funcionar en sus vidas cotidianas, el hecho de encontrarse rodeadas de determinados colores puede servirles para serenar su mente. Si piensas en ello, descubrirás que el color viene sin duda de la mente. Cuando te enfadas y ves el color rojo, ¿es un color interno o externo? Piénsalo.

¿Cuales son las implicaciones prácticas en la vida cotidiana de lo que usted ha dicho: que para tener la idea de que algo es bueno tienes que tener también en la mente la idea de que algo es malo?
Lo que quería decir es que, cuando interpretas las cosas como buenas o malas, es la interpretación de tu mente. Lo que es malo para ti no tiene por qué serlo para mí.
Pero mi malo sigue siendo mi malo.
Lo malo es malo para ti porque tu mente lo llama malo.

¿Puedo superar eso?
Sí, puedes hacerlo. Tienes que preguntarte y responder a la pregunta. “¿Por qué etiqueto esto como malo?”. Debes cuestionar tanto al objeto como al sujeto, tanto la situación externa como la interna. De este modo podrás comprender que la realidad se encuentra en algún lugar entre los dos, que en el espacio entre ambos existe una mente unificada. Eso es sabiduría.

¿Qué edad tenía usted cuando entró en el monasterio?
Seis años.
¿Qué es nirvana?
Cuando hayas trascendido la mente agitada del concepto erróneo y desarrollado la sabiduría plenamente integrada, eterna y satisfecha, habrás alcanzado el nirvana.

Cada religión afirma ser el único camino a la Iluminación. ¿Reconoce el budismo que todas las religiones surgen de la misma fuente?
Existen dos modos de responder a esa pregunta, el absoluto y el relativo. Las religiones que hacen énfasis en el logro de la Iluminación están probablemente hablando de lo mismo, pero difieren en el enfoque, en los métodos que emplean. Creo que saber esto es útil. Pero también es cierto que algunas religiones pueden estar basadas en conceptos equivocados. De cualquier modo, yo no las repudio. Por ejemplo, hace unos dos mil años existían en India antiguas tradiciones hindúes que creían que el sol y la luna eran dioses; algunas de estas religiones existen todavía en nuestros días. Desde mi punto de vista, esos conceptos son erróneos.

Aún así, yo digo que son buenas religiones. ¿Por qué? Porque a pesar de que no sean filosóficamente correctas, enseñan de todos modos la moralidad básica de ser buenos seres humanos y de no dañar a otros, lo que da a sus seguidores la posibilidad de alcanzar un punto en el que descubran la verdad por sí mismos: “Oh, yo creía que el sol era un dios y ahora veo que estaba equivocado”. Por consiguiente, podemos decir que en cada religión hay algo bueno y no debemos juzgarlas diciendo: “Ésta es totalmente correcta; esa es totalmente errónea”.

A su parecer, ¿cómo es la vida para los tibetanos que viven en Tíbet hoy día?
¿Tienen libertad para practicar como antes la religión budista?
No son libres y se les tiene completamente prohibida cualquier práctica religiosa.
Las autoridades chinas están absolutamente en contra de cualquier cosa que tenga que ver con la religión. Han destruido los monasterios y quemado las escrituras sagradas.
Pero, aunque hayan quemado los libros, ¿las personas mayores mantienen todavía el darma en su corazón y mente, o lo han olvidado todo?
Es imposible olvidar, separar sus mentes de una sabiduría tan poderosa, así que el darma permanece en sus corazones.
Todas las religiones, por ejemplo el hinduismo, enseñan a sus adherentes a evitar las acciones dañinas y a practicar las positivas, a las que seguirán resultados kármicos favorables. ¿Cómo participa esta acumulación de karma positivo en el logro de la Iluminación, según el budismo?
El desarrollo mental no ocurre mediante un cambio radical. Los engaños se eliminan o purifican poco a poco. Es una evolución gradual. Lleva tiempo. Hay personas, por ejemplo, que son incapaces de aceptar lo que el budismo enseña acerca del amor universal –que se debe desear a otros la felicidad que uno mismo desea para sí–. Piensan: “Yo no soy capaz de amar a todos los demás como me amo a mí mismo”. Necesitan tiempo para comprender el amor universal o la Iluminación porque sus mentes están preocupadas por los conceptos erróneos y no dejan espacio para la sabiduría. Pero, poco a poco, practicando su religión, la gente puede ser conducida hasta la sabiduría perfecta. Por eso digo que es necesaria una variedad de religiones para la raza humana. El cambio físico es fácil, pero el desarrollo mental lleva tiempo. 

Por ejemplo, un doctor puede decir a su paciente: “Tienes mucha fiebre, así que, por favor, evita la carne y come sólo bizcocho durante unos días”. Más tarde, cuando el enfermo empieza a recuperarse, el médico puede volver a introducir alimentos más pesados en la dieta. De esta forma, el doctor guía a la persona hacia una recuperación completa.

Cuando mueren los monjes o las monjas tibetanos, ¿desaparecen sus cuerpos o se los llevan consigo?
Sí, se los llevan a la próxima vida metidos en sus jolas (la bolsa que los monjes llevan colgando del hombro)... ¡Estoy bromeando! No. Eso no es posible.

Aún así, hay ciertos practicantes cuyos cuerpos son asimilados en su sabiduría y desaparecen realmente. Eso sí que es posible. Pero no se llevan sus cuerpos físicamente.

Puesto que nuestras mentes pueden engañarnos y sin un maestro no podemos descubrir la verdad, ¿están los monasterios budistas diseñados de tal modo que cada monje tira de sus colegas para que alcancen el siguiente nivel de conocimiento, en una especie de cadena? 

¿Es eso lo que está usted haciendo ahora, y enseña usted para aprender?
Sí, los monasterios son algo parecido a eso y también es cierto que aprendo mientras enseño. Pero la razón por la que necesitamos un maestro es que el conocimiento de los libros es sólo una información árida y ese conocimiento, sin más, puede resultar tan relevante como el silbido del viento a través de los árboles.

Necesitamos una llave para aplicarlo a nuestra experiencia, para unificarlo con nuestras mentes. Es entonces cuando ese conocimiento se convierte en sabiduría y la solución perfecta para nuestros problemas. Por ejemplo, la Biblia es un libro excelente que recoge toda clase de grandes métodos pero, si no tienes la llave, el conocimiento que se encuentra en la Biblia no puede entrar en tu corazón. El mero hecho de que un libro sea excelente no significa necesariamente que mediante su lectura puedas adquirir el conocimiento que contiene. El único modo de hacerlo es desarrollando primero la sabiduría.

Usted ha dicho que alcanzar la Iluminación es un proceso gradual, pero supongo que uno no puede estar Iluminado y ser ignorante al mismo tiempo.
¿Acaso no quiere decir eso que la Iluminación es instantánea?
Tienes razón. Por supuesto, no puedes estar Iluminado y ser ignorante al mismo tiempo. 
Uno se aproxima a la Iluminación de forma gradual pero, cuando se alcanza ese estado, no hay retorno posible; cuando se alcanza el estado mental totalmente despierto, en el momento en que se experimenta dicho estado, uno permanece Iluminado para siempre. No es como las experiencias con ciertas drogas alucinógenas, con las que te sientes alto y pasas un buen rato y, cuando se pasa el efecto de la droga, vuelves a caer en tu estado depresivo habitual.

¿Y podemos experimentar eso en esta vida, la Iluminación permanente, mientras estamos vivos, antes de morir?
Sí. Es posible alcanzarla en esta vida... si se tiene suficiente sabiduría.
Oh... ¿si se tiene suficiente sabiduría?
Sí... ese es el truco: si se tiene suficiente sabiduría.
¿Por qué es necesario un maestro?
¿Por qué necesitas un profesor de Inglés? Para comunicarte. Lo mismo ocurre con la Iluminación. La Iluminación es también comunicación. Incluso en las actividades mundanas, como ir de compras, necesitamos el lenguaje para comunicarnos con los dependientes de las tiendas. Si necesitamos maestros para eso, con mucha más razón necesitamos un maestro que nos guíe a lo largo de un camino que tiene que ver con tantas cosas que desconocemos, como las vidas previas y futuras y los profundos niveles de consciencia. Éstas son experiencias completamente nuevas y uno no sabe a dónde va o qué está ocurriendo. 

Es necesario tener a alguien para asegurarse de que se halla uno en el camino correcto y que no está alucinando.
¿Quién enseñó al primer maestro?
La sabiduría. El primer maestro fue la sabiduría.
Entonces, si el primer maestro no tuvo un maestro humano, ¿por qué nosotros necesitamos uno?
Porque no hay principio y no hay fin. La sabiduría es la sabiduría universal, la sabiduría es la consciencia universal.
¿El hecho de generar amor universal te conduce a la Iluminación, o primero tienes que alcanzar la Iluminación y después generar el amor universal?
Primero generas el amor universal. Entonces, tu mente alcanza el logro de la ecuanimidad en el que no haces énfasis ni en esto ni en aquello. Tu mente alcanza un estado de equilibrio. En la terminología budista, llegas a un estado que se encuentra más allá de la mente dual.

¿Es cierto que la mente puede llevarte sólo hasta cierto punto del camino espiritual y que después tienes que abandonarla para seguir avanzando?
¿Cómo puedes abandonar tu mente? Estoy bromeando. No. Es imposible
abandonar la mente. Tienes mente cuando eres un ser humano que vive lo que llamamos una vida corriente, y también cuando alcanzas la Iluminación. Tu mente está siempre contigo. No puedes deshacerte de ella diciendo, “No quiero tener mente”. Kármicamente, tu mente y tu cuerpo están unidos. No puedes renunciar a ella con el intelecto. Quizá sería posible si la mente fuera un fenómeno material, pero no lo es.

¿Los lamas sufren enfermedades físicas? Y, si es así, ¿qué métodos utilizan para recobrar la salud? ¿Usan ustedes el poder curativo?
Sí, a veces empleamos el poder curativo; a veces usamos el poder del mantra; a veces meditamos. En otras ocasiones hacemos puya. ¿Sabes lo que es puya? Hay quienes piensan que se trata sólo de cantos rituales acompañados de campanas, pero es mucho más que eso. Puya es una palabra sánscrita cuyo significado literal es “ofrecimiento”, pero su significado interpretativo es sabiduría, un estado mental despierto. Así pues, si tu sabiduría suena –“ting, ting, ting”–, eso es bueno, pero si tu sabiduría no está sonando y el único ting, ting, ting que oyes es el externo, entonces no es puya.

Lo que está usted diciendo no difiere mucho de la filosofía materialista occidental.
Nuestros problemas no tienen tanto que ver con los objetos como con las actitudes hacia ellos.
Cuando dices actitud, ¿te estás refiriendo a la tendencia materialista de aferrarse o no aferrarse a los objetos materiales?
Bueno, los objetos externos existen, pero existen fuera de nosotros y nuestra consciencia los percibe en el mismo plano. Yo creo que cuando morimos, los objetos permanecen, pero no para nosotros, no para el individuo que fallece.

Estoy de acuerdo contigo. Cuando morimos, los objetos externos siguen ahí fuera, pero nuestra interpretación de ellos, nuestra proyección, desaparece. 
Sí, es correcto.
Entonces, ¿por qué es eso tan radicalmente opuesto a la filosofía materialista? ¿Por qué dice usted que el mundo exterior es ilusorio cuando, después de que la consciencia se haya marchado, el mundo material sigue existiendo?
Digo que el mundo material es ilusorio porque los objetos que percibes existen sólo en la visión de tu propia mente. Mira esta mesa: el problema es que tú piensas que cuando desaparezcas, tu visión de esta mesa seguirá existiendo, que esta mesa continuará existiendo exactamente del mismo modo en que tú la percibiste.
Eso no es cierto. Tu visión de esta mesa desaparece, pero otra visión de la mesa sigue existiendo.

¿Cómo reconocer al maestro adecuado?
Puedes reconocer a tu maestro utilizando tu sabiduría y no siguiendo ciegamente a alguien. Examina a los maestros potenciales tanto como puedas. “¿Es éste el maestro adecuado para mí o no?”. Analiza profundamente a un maestro antes de seguir su consejo. En tibetano tenemos una advertencia: no elijas a un maestro del modo en que devora un perro un trozo de carne. Si das un trozo de carne a un perro hambriento, lo engullirá sin titubeos. Es extremadamente importante examinar de antemano y con el mayor detenimiento a los posibles líderes espirituales, gurus o como los quieras llamar, antes de aceptar su guía.

Recuerda lo que dije antes: que los conceptos equivocados y las doctrinas contaminadas son más peligrosos que las drogas. El hecho de seguir los conceptos erróneos de un guía espiritual falso podría causar en ti un efecto desastroso y, no sólo desperdiciarías esta vida, sino también muchas vidas futuras. En lugar de ayudarte, puede hacerte mucho daño. Por favor, haz uso de tu sabiduría cuando vayas a elegir a un maestro espiritual.

Puesto que usted es un monje budista de Tíbet, me pregunto si ha oído hablar de Lobsang Rampa, que ha escrito muchos libros con toda suerte de detalles sobre Tíbet, a pesar de no haber estado nunca en ese país. Ahora ya ha fallecido, pero decía que el espíritu de un lama tibetano había entrado en él y que por eso podía escribir lo que escribió. ¿Es eso posible? Y si no, ¿cómo pudo escribir esos libros?
Yo no creo que esa clase de posesión sea posible. También, deberías examinar bien lo que escribió; hay muchos errores en sus libros. Por ejemplo, cuando habla de que los lamas abren el ojo de la sabiduría, dice que lo hacen mediante una operación quirúrgica. No es cierto. El ojo de la sabiduría es una metáfora para la sabiduría penetrante y lo abren los lamas que tienen la llave de la sabiduría.

También, los que tienen logros espirituales no hablan de ellos y los que hablan de sus logros no los tienen.
Lama, ¿Qué es según usted la mente dual y qué quiere decir con “examinar”?
Desde que naciste hasta ahora, hay dos cosas que siempre han complicado tu vida; siempre hay dos cosas, nunca una sola. Eso es lo que significa mente dual.
En el momento en que percibes un objeto, tu mente lo compara de modo automático e instintivo con otro: “¿Y que hay de eso otro?”. Estas dos cosas desmoronan tu equilibrio. Así es como funciona la mente dual. Con respecto a la segunda pregunta, cuando digo que examines tu mente, me refiero a que debes investigar en ella para ver si está sana o no. Examina cada mañana tu estado mental para asegurarte de que durante el día no vas a flipar. Esto es lo que quiero decir con “examinar”.

Si todo está kármicamente determinado, ¿cómo saber si nuestra motivación es correcta? o ¿tenemos la posibilidad de una elección no condicionada?
La motivación pura no está determinada por el karma. La motivación pura viene de la comprensión-conocimiento-sabiduría. Si no hay comprensión en tu mente es difícil que tu motivación sea pura. Por ejemplo, si no comprendo mi propia naturaleza egoísta, no puedo ayudar a los demás. Mientras no sea capaz de reconocer mi comportamiento egoísta, siempre culparé de mis problemas a los demás. Si conozco mi mente, mi motivación se vuelve pura y puedo dedicar sinceramente las acciones de mi cuerpo, palabra y mente al bienestar de los demás.

Muchas gracias, tu pregunta ha sido excelente y creo que la motivación pura es un buen punto para concluir la sesión. Muchísimas gracias. Si nuestra motivación es pura dormiremos bien, tendremos buenos sueños y disfrutaremos mucho. Gracias de corazón.
Mañana Mas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario