viernes, 8 de agosto de 2014

El Poder de la Mente Subconciente 4º

4. Curación mental en tiempos antiguos

A través de los tiempos, todos los hombres han pensado instintivamente que en alguna parte residía un poder curativo que podía restaurar las funciones normales del hombre. Se creía que este poder extraño podía ser invocado bajo ciertas condiciones, consiguiendo el alivio del sufrimiento humano. La historia de todas las naciones presenta testimonios para sostener esta creencia.

Mente Curativa

En la temprana historia del mundo, el poder de influenciar misteriosamente al hombre, ya fuere para bien o para mal, incluyendo la curación del enfermo, se le atribuía a ciertos sacerdotes de cada una de las naciones. La curación del enfermo se suponía fuera a causa de un poder derivado directamente de Dios, y los procedimientos de la curación eran muy diversos en el mundo entero. El proceso de curación tomaba la forma de súplicas a Dios, seguidas de varias ceremonias y ayudados con amuletos, talismanes, anillos, reliquias, imágenes, etc.

Por ejemplo, en las religiones de la antigüedad, los sacerdotes de los templos daban drogas al paciente y practicaban la sugestión hipnótica antes de que el paciente se durmiera, diciéndole que los dioses le visitarían en su sueño y le curarían. Muchas curaciones siguieron a la utilización de este método. Obviamente, esto era el trabajo de la sugestión en la mente subconsciente.

Después del éxito de ciertos ritos misteriosos, los devotos de Hecate verían a la diosa durante el sueño, siempre y cuando antes del sueño ellos hubieran rezado de acuerdo con las instrucciones fantásticas y un tanto bizarras. Se les decía mezclaran lagartijas con resina, y mirra, revuelto todo esto al aire libre y en luna llena. Muchas curaciones se reportaron utilizando estos grotescos procedimientos.

Es obvio que tales extraños procedimientos mencionados en los casos anteriores, eran favorecidos por la sugestión y aceptados por la mente subconsciente de estas personas, lo que se constituía en una poderosa arma para la imaginación. De hecho, en estas curaciones, la mente subconsciente de cada persona era el curandero que operaba estas acciones.

En todas las épocas los curanderos han obtenido resultados magníficos en casos en los cuales las autoridades médicas han fallado. Esto hace que la gente piense con respecto de los poderes de curanderos, magos, yerbateros, etc. Cómo es que en todas las partes del mundo estos individuos hacen curaciones. La respuesta a todas las curaciones se debe a la creencia ciega de la persona enferma que libera el poder curativo de su mente subconsciente. Muchos de los remedios y métodos empleados eran bastante extraños y fantásticos y en ocasiones excitaban tanto la imaginación de los pacientes que les producía un estado emocional exaltado. En este ánimo se facilitaba la su gestión déla salud siendo aceptada por el consciente y por el subconsciente del enfermo En el siguiente capítulo informaremos un poco más en este sentido.

RECUENTOS BÍBLICOS ACERCA DEL USO DE LOS PODERES SUBCONSCIENTES.

"Lo que usted desee, cuando ora creyendo que lo recibe. y usted lo recibirá ". Marcos 11:24. Observe la diferencia en los tiempos gramaticales empleados El escritor inspirado nos dice que debemos creer y aceptar como ciertos los hechos de que nuestro deseo se ha cumplido ya en su totalidad y que su realización seguirá como un hecho en el futuro inmediato.

El éxito de esta técnica depende de la convicción de que e! pensamiento, la idea, es ya un hecho en la mente Para que algo tenga sustancia en la mente, se debe pensar en ello corno si en realidad existiera allí.

Aquí, una pocas palabras constituyen la direccional especifica y concisa para hacer uso del poder creativo de los pensamientos gracias a la impresión que ellos hacen en la mente subconsciente.

Sus pensamientos, sus ideas, planes, propósitos, son tan reales como su mano o su corazón. Siguiendo la técnica bíblica deben eliminarse todas las contingencias adversas. Usted debe plantar la semilla o el concepto, en la mente, el cual si usted no lo cambia germinará infaliblemente en frutos externos.

La primera condición en la cual Jesús insistía era en la fé: "De acuerdo con tu fé así recibirás". Si usted siembra ciertas semillas en la tierra, es porque tiene fé en su desarrollo como debe ser. Confiando en las leyes de la agricultura sabemos que de las semillas plantadas crecerán las plantas correspondientes.

La fé es una manera de pensar, una actitud de la mente, una certeza interna, sabiendo que la idea que usted acepta de manera total en su mente consciente crecerá envuelta en su mente subconsciente y hecha manifiesta. La fé es, en cierto sentido, aceptar como verdadero aquello que no vemos o aquello que la razón y los sentidos pueden negar.

Un ejemplo clásico de la Biblia lo tenemos en San Mateo 9:28-30. "Y cuando él entró en la casa el ciego se aproximó: y Jesús les dijo, creéis que yo soy capaz de hacer esto?. Ellos le dijeron. Sí, Señor, Entonces tocó sus ojos diciendo, de acuerdo a tu fé así sea en ti; y sus ojos vieron; y Jesús les recomendó especialmente, que ningún hombre lo sepa ".

En las palabras de Jesús: "De acuerdo con tu fé así sea en tí", usted se da cuenta que Jesús estaba llamando a los poderes de la mente subconsciente del hombre ciego, al tratar de hacerle ver. Su fé era su gran expectación, su sentimiento interno, su convicción interna que algo milagroso iba a ocurrir y que sus plegarias serían contestadas y así fue. Esta es una técnica a la cual se le ha dado crédito desde hace muchísimo tiempo, muy utilizada para curar inclusive por numerosos grupos que curan en el mundo cualquiera que sea su religión. En las palabras "que ningún hombre lo sepa", dichas al ciego recién curado se comprende que no debían contarlo a nadie, evitando asi exponerse a las criticas escépticas de los no creyentes porque equivaldría a deshacer los beneficios recibidos.

MILAGROS EN VARIOS TEMPLOS A LO LARGO DEL MUNDO

Célebres casos de curación milagrosa se han efectuado en todo el mundo, especialmente en Japón, India, Europa y América. En el Japón visité el famoso templo llamado Diabutsu, donde existe una estatua gigantesca de Buda sentado, fundida en bronce, con las manos cruzadas, la cabeza inclinada en una actitud de profundo éxtasis contemplativo. Tiene 14 metros de altura; se la llama el Gran Buda. Ante ella jóvenes y viejos hacían ofrendas de dinero, frutas, arroz, naranjas; prendían cirios, quemaban incienso y rezaban oraciones de petición.

El guía explicaba el canto de una jovencita; mientras ella rezaba, colocaba dos naranjas como ofrenda y prendió un cirio; el guía explicó que la joven había perdido la voz y como la había recuperado en este templo, estaba agradeciendo a Buda por haberla recobrado.

Simplemente tenia fé en. que Buda le devolvería su bella voz para cantar, si ella seguía ciertos rituales, ayunaba y hacía ciertas ofrendas, todo lo cual encendía su fé y su expectación produciéndose el apropiado condicionamiento de su mente hasta llegar a la cúspide de la creencia absoluta. Su mente subconsciente respondió a esa creencia.

Para demostrar aun más el poder de la imaginación y la creencia ciega, relataré el caso de un pariente enfermo de tuberculosis.
Sus pulmones estaban destrozados. Su hijo decidió curarle. Se encaminó a la casa de su padre al oeste de Australia, diciéndole que había conocido a un monje quien acababa de regresar de un templo curativo de Europa. Le dijo a su padre que este monje tenía un pequeño trocito de la cruz de Cristo y se la había comprado por 500 dólares. Este joven simplemente había tomado un trozo de madera corriente y la había hecho montar en un anulo, diciéndole a su padre que muchos habían sido curados por el solo hecho de tocar
el anulo donde estaba engarzado el trocito de la cruz. Avivó la llama de la esperanza en la imaginación de su padre, hasta el punto que el viejo tomó él anillo, lo colocó sobre su pecho y empezó a orar silenciosamente, yéndose a dormir. A la mañana siguiente había iniciado su proceso de autocuración. Posteriormente los tests clínicos mostraron la evidencia de su mejoría.

Usted sabe, desde luego, que no fué el pedazo de madera lo que hizo el milagro, fue la imaginación del padre en un grado muy intenso, además de un deseo de curación muy profundo, de curación perfecta. La imaginación se unió a su gran fe, a un sentimiento subjetivo:
La unión de los dos, trajo la curación. El padre nunca supo este pequeño engaño que le había hecho su hijo, pues de haberlo sabido probablemente hubiera recaído. A partir de esta mágica curación, no volvió a sufrir de tuberculosis, viviendo quince años más hasta la edad de 89 años.

UN PRINCIPIO DE CURACIÓN UNIVERSAL

Todas las escuelas de curación del mundo tienen casos de curaciones fantásticas. La explicación del fenómeno está basada en un principio común, la mente subconsciente; y el proceso de curación es la fé. Es importante ahora recordar una vez más las siguientes realidades fundamentales:

1. Que usted posee funciones mentales que han sido distinguidas como la mente conciente y la mente subconsciente.
2. Su subconsciente siempre es susceptible al poder de la sugestión. Más aún, su mente subconsciente tiene un completo control de sus funciones, condiciones y sensaciones de su cuerpo.
3. Yo me aventuro a creer que todos los lectores de este libro se han familiarizado con el hecho de que los síntomas de casi todas las enfermedades pueden ser inducidos por hipnosis, sugestión o sugestión hipnótica.

Por ejemplo, un sujeto bajo el estado de hipnosis puede desarrollar altas fiebres, puede palidecer o sonrojarse, o pueden darle temblores, de acuerdo con la naturaleza de la sugestión requerida. Como experimento usted puede sugestionar a una persona que está paralizada y no puede caminar y así ocurrirá. 

Otra prueba: Coloque una taza con agua fría debajo de la nariz de un sujeto hipnotizado y dígale que es pimienta y que la huela. Inmediatamente estornudará.
Un hombre le dice que es alérgico a cierta hierba; colóquele una flor sintética de esta hierba o un vaso vació enfrente de su nariz. Cuando esté bajo hipnosis, dígale que esa es la hierba que le produce alergia y le hace estornudar; inmediatamente desarrollará los síntomas alérgicos. Esto indica que la causa de la enfermedad está en la mente; la curación de estas enfermedades puede tomar lugar mentalmente también. Usted se da cuenta de las curaciones maravillosas que se hacen a través de la osteopatía, la medicina quiropráctica, la homeopatía y la medicina natural. Así como también de los sistemas utilizados por las diversas religiones en el mundo entero, pero es obvio que todas ellas se realizan por medio de la mente subconsciente.

Ciertas enfermedades no pueden ser curadas solamente por el poder del subconsciente puesto que no están afectadas por los poderes de la misma, pero cierto es que la mayoría de las enfermedades se agravan por influencias negativas que la mente consciente obra sobre la mente subconsciente y mejoran por el proceso inverso de la in fluencia positiva.
Dése cuenta cómo se cura una herida que usted se ocasiona al afeitarse: se cura sola El médico tapa la herida y dice: la naturaleza la curará. Por naturaleza indica la ley natural, la ley de la mente subconsciente, o el instinto de preservación que es la función de la mente subconsciente.
El instinto de autopreservación es la primera ley de la naturaleza. Su instinto más fuerte es el más-potente de todas las autosugestiones.

TEORÍAS ENORMEMENTE DIFERENTES

Seria tedioso y probablemente no nos conduciría a nada el discutir largamente las numerosas teorías que existen en las diferentes sectas religiosas y grupos de terapia religiosa.

Existe un gran número que claman que debido a sus específicas teorías, los resultados son mejores. Esto como se explica en este capítulo, no es verdad.

Franz Antón Mesmer, médico austriaco (1734-1815) que practicaba en París, aplicando los imanes al cuerpo enfermo, con lo que curaba milagrosamente, realizó curaciones mediante piezas de metal o de vidrio; pero no quiso continuar utilizándolos declarando que tales curaciones se debían al "magnetismo animal", alegando que esa "sustancia" era proyectada por el médico al paciente. El nombre de Mesmer y su método en el tratamiento de enfermedades incluyendo el hipnotismo, se divulgaron por todo el mundo habiendo tomado el nombre de Mesmerismo.

Muchos médicos afirmaban que el método de Mesmer era puro hipnotismo y nó otra cosa.
Aquellos grupos de médicos, siquiatras, osteópatas, quiropodistas y practicantes así como los sucesores de hoy y las diferentes iglesias, están aplicando el mismo poder de la mente subconsciente.

El proceso de toda curación positiva, actitud mental, actitud interna o senda del pensamiento en definitiva se llama fé.
La curación es debida a la confianza que actúa como poderosa sugestión sobre la mente subconsciente liberando su poder de curación.
Un hombre no se cura de una manera diferente a otro. Es cierto que cada cual puede tener su método y manera de curar. Pero sólo hay un proceso en la curación: la fé. Sólo hay un medio de curación: su mente subconsciente.
Elija la teoría y método que usted prefiera; tenga la seguridad y si tiene fé, obtendrá los resultados deseados.

BREVE SÍNTESIS SOBRE PARACELSUS

Philippus Paracelsus, alquimista y médico suizo famoso (1493-1541) fue un gran curandero en sus tiempos quien sentó el siguiente principio básico: "Sea el objetivo de su fé. real o falso, el resultado obtenido será siempre el mismo ".

Si yo creo en San Pedro obtendré el mismo resultado que si creo en la estatua de San Pedro. Pero esto es superstición. La fé, sin embargo produce milagros; y sea verdadera o falsa dicha fé, siempre producirá resultados maravillosos.

Los puntos de vista de Paracelsus fueron sostenidos también por uno de sus seguidores Pietro Pomponazzi, un italiano del siglo XVI, filosofo, quien decía "Fácilmente podemos concebir los maravillosos efectos que la confianza y la imaginación pueden producir especialmente cuando hay reciprocidad entre el asunto o problema y la persona que lo influye. Las curaciones atribuidas a la influencia de ciertas reliquias son el efecto de su imaginación y confianza en si mismo Curanderos y filósofos saben que si se sustituyen los huesos de un santo, por otros cualesquiera, o el esqueleto mismo, los feligreses que van en busca de curación milagrosa obtendrán los mismos resultados que con las verdaderas reliquias del santo' Tanto si usted cree en los poderes milagrosos de un santo, come en los efectos curativos de ciertas aguas, conseguirá los mismos resultados por la poderosa sugestión dada a su mente subconsciente. Esto último es lo que cura

EXPERIMENTOS DE BERNHEIM

Hipólito Bernheim, profesor francés de medicina en Nancy (1910-1919) expuso el mecanismo de la sugestión ejercida sobre el enfermo, por el médico a través de la mente subconsciente.

Bernheim publicó su libro titulado "Terapéutica de Sugestión". En la página 197 refiere el caso de un hombre con parálisis en la lengua, cuya afección no cedió a ningún tratamiento.
Su médico le informó que había conseguido un nuevo instrumento con el cual le prometía curarle. En realidad, introdujo un termómetro de bolsillo dentro de la boca del enfermo quien mostró gran admiración por tal instrumento que venía a salvarle.
En unos momentos gritó, movió la lengua con toda libertad, lleno de júbilo.

Podríamos citar varios casos, añade Bernheim:
Una jovencita vino a mi consultorio buscando recuperar la voz perdida hacía unas cuatro semanas. Después de examinarla y hacer mi diagnóstico, dije a mis alumnos estudiantes que se puede recuperar la voz perdida mediante corrientes eléctricas lo cual ejerce gran influencia sugestiva en el paciente. Mandé a buscar aparatos de inducción, apliqué mi mano encima de la laringe haciendo un pequeño movimiento y le dije, "ahora podrá hablar en voz alta". En un instante le hice pronunciar "a" después "b", luego "María" y continuó hablando indistintamente; su mudez había desaparecido.

Con este ejemplo demuestra Bernheim el poder de la fé; ayudada con la expectación del paciente se forma un poder que actúa por sugestión a través de la mente subconsciente.

PRODUCIENDO UNA AMPOLLA POR SUGESTIÓN

Bernheim llegó a producir una ampolla en la espalda de un paciente por el mero hecho de aplicarle un sello de correos y sugestionándole que era ungüento atrapa-moscas. Este hecho ha sido confirmado según experimentos realizados por otros médicos en diferentes países, lo cual no deja duda de que el cambio estructural es un posible resultado de la sugestión de los pacientes por la palabra, o convencimiento verbal.

LA CAUSA DEL ESTIGMA DE SANGRE

En el libro de Hudson, "Law of Psychic Phenomena" (La ley del Fenómeno Psíquico) página 153, dice: "Hemorragias y estigmas de sangre pueden ser inducidas en ciertos sujetos por medio de la sugestión. El Dr. M. Bourru puso bajo estado sonámbulo a cierta persona sugestionándole asi: "A las cuatro de esta tarde, después de la hipnosis usted vendrá a mi consultorio y se sentará en mi sillón cruzando sus brazos sobre su pecho y su nariz empezará a sangrar". A la hora indicada el joven hizo lo "ordenado; varias gotas de sangre salieron de sus fosas nasales.

En otra ocasión, el mismo médico trazó el nombre del paciente en ambos antebrazos con un instrumento puntiagudo. Y cuando estaba sonámbulo le dijo: "A las cuatro de esta tarde usted se irá a dormir y sus brazos sangrarán por las líneas marcadas que yo he trazado apareciendo el nombre suyo en letras de sangre". Tal como le ordenó a las cuatro se fué a dormir; de su brazo izquierdo manaba sangre por las letras marcadas con un punzón y en varias partes aparecieron gotas de sangre Las letras eran bien visibles; tres meses después desaparecieron gradualmente en varios días.

Estos hechos demuestran la posición de dos correctas actitudes La constante docilidad de la mente subconsciente ante el poder de su gestión y el control perfecto ejercido por la mente subconsciente por encima de otras funciones, sensaciones, y condiciones del cuerpo.

REPASO SOBRE PUNTOS DE CURACIÓN

1 Recuerde usted mismo frecuentemente que el poder curativo está en su mente subconsciente.
2. Sepa que la fé es como la semilla sembrada en la tierra; crece después según su clase.
Siempre pues la idea (semilla) en su mente, riéguela y fertilícela con expectativa favorable y deseo manifiesto.
3. La idea que usted tenga para un libro, un nuevo invento y lo que quiera hacer, manifiéstelo, conviértalo en realidad.
4. Cuando rece por otra persona, tenga presente que su sabiduría interior puede modificar los moldes negativos en la mente de otros con resultados estupendos.
5. Las curaciones milagrosas que usted haya oído sobre varios relicarios son debidas a la imaginación y a la fé ciega que actúa en la mente subconsciente, liberando el poder de curar.
6. Toda enfermedad se origina en la mente; nada aparece en el cuerpo que no haya sido concebido por la mente.
7 Los síntomas de casi todas las enfermedades pueden ser inducidos por sugestión hipnótica. Esto demuestra el poder de su pensamiento.
8. Solo hay un proceso de curación y es la fé. Sólo hay un poder curativo: Su mente subconsciente.
9. Sea el objeto de su fé real o falso, usted obtendrá el resultado. Su mente subconsciente responde a su pensamiento. Mire por encima de la fé como un pensamiento en su mente y esto le bastará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario