domingo, 29 de septiembre de 2013

La Luz y la Oscuridad. Juego de Integración de Polaridades

La Luz y la Oscuridad. Juego de Integración de Polaridades

Conceptos filosóficos
La Luz y la Oscuridad. Juego de Integración de Polaridades


Los conceptos del Bien y el Mal han sido a lo largo de la historia de la humanidad objeto de interpretación por parte de innumerables escritores, pensadores y filósofos de todo el mundo. Bien es cierto que algunos de ellos han desgranado su significado con más fortuna que otros, pero todos, al fin y al cabo, y desde mi humilde punto de vista y experiencia, cayeron en los mismos conceptos terrenales. 


Dualidad ConstanteEs por esto que, su significado es mucha de las veces malinterpretado debido al estado de conciencia de tercera dimensión.

Por un momento, os propongo que subáis físicamente a vuestra nave llamada conciencia y viajéis hasta la quinta dimensión y, de esa forma, para la siguiente lectura observéis a vista de pájaro nuestro planeta Tierra desde fuera de su atmósfera. Y por último, miréis a vuestro alrededor con los ojos de vuestra alma.

El Juego de Integración
Cuando la Conciencia Superior (Dios, la Fuente, etc.) decidió pensar en una idea, surgió de manera espontanea el Universo que nos acoge.


Cuando la Conciencia Superior (Dios, la Fuente, etc.) decidió pensar en una idea, surgió de manera espontanea el Universo que nos acoge. Para que esta idea perdurara en el infinito, nacieron dos energías diferentes y contrapuestas, pero ambas con una importancia de existencia idéntica. Estas dos energías estaban diseñadas para que continuamente fuesen repelidas una de la otra, consiguiendo de esa manera multitud de mundos y diversidad de vida.

Justo la fricción que existía entres ellas, era lo que aportaba un eterno movimiento al universo, a la idea divina. Esta fricción, no solo era importante sino imprescindible para la vida misma que se generó en él. Puesto que de lo contrario, las pequeñas partículas en forma de alma (o conciencia) que la Fuente desmembró de su Ser para experimentar su propia creación por todo lo vasto del universo, jamás hubiesen podido compartir conjuntamente sus experiencias y, de esa manera, tener la oportunidad de poder ascender de nuevo a la Fuente. En consecuencia, ambas se respetaban y sabían la importancia de la existencia de la otra, siendo conscientes de sí mismas.

Los seres que se encuentran en niveles más altos en la escala evolutiva y, por consiguiente, de conciencia, toman consciencia de su divinidad. Desde ese momento, saben que cualquiera de las dos energías o polaridades forman parte del Uno, es decir, de la misma Fuente. De ahí, la famosa frase y algunas veces mal interpretada de: “Todos somos Uno”, incluidos el Bien y el Mal o, mejor dicho, y más acertadamente de manera universal, la Luz y Oscuridad. Sin ser una mejor que la otra o viceversa. Ambas, verdaderamente imprescindibles para el movimiento continúo del Universo.

Dicho esto, se explica el motivo de dicha dualidad. Pues la Fuente la diseñó de manera perfecta, de modo que, era de vital importancia mantener en todo momento el Juego de Integración de ambas polaridades. Solo aquellos con un nivel de conciencia mas evolucionado sabían de su real significado.

De la misma forma, sabemos que existen seres menos evolucionados que aunque no sepan su significado, viven en plena armonía. Tomándolo como un simple ejemplo: las cebras jamás odiarán a los leones por ser sus presas. O una lechuga no tendrá resentimientos hacia un conejo por ser devorada. Ninguno se siente mejor ser que el otro, son simplemente, formas de vidas con necesidades diferentes de existencia. Esto mismo pasa en todo el Universo.


El Perdón o el Castigo
el libre albedrío de la humanidad ha estado siempre limitado, precisamente por lo antes mencionado de la falta de conocimiento, controlado en su mayor parte por la élite.


Seguro que tod@s habréis oído o leído la siguiente frase famosa citada por el maestro Jesús: “Perdónalos señor porque no saben lo que hacen”. Bien, en primer lugar analicemos minuciosamente esta frase.

Cuando Jesús habla del perdón, es porque al mismo tiempo existe un castigo. Sin embargo, y seguro que en contra de la opinión de muchos de vosotr@s, entiendo que ambos son igualmente necesarios. Los dos conceptos contrapuestos son los extremos de la polaridad antes mencionada, es decir, forman parte de la Luz y la Oscuridad. 

Sé que much@s os estaréis preguntando: « ¿por qué en este blog solo se habla del Amor, de lo positivo, y no de lo negativo?» y reconozco que es una buena pregunta. Mi contestación sería muy simple y fácil de entender: las dos acciones están en el universo para la conciencia de tercera y cuarta dimensión, para que la usemos con precaución y de manera totalmente responsable y madura. Todo esto es dependiendo y consecuentemente a cómo estés o te sientas más identificado de un lado de la balanza (Luz u Oscuridad). 

También de cómo sea tu sentir interno; de cuanto se haya formado tu energía conciencia o alma durante todo su viaje o camino, de cómo y qué haya sido capaz de aprender en todas y cada unas de las facetas experimentales que decidiste vivir.

Creo que los ejemplos son más descriptivos en estos casos, más aún cuando te faltan palabras en el vocabulario o no dispones de la capacidad para usarlas. 

Levantad la mano y tirad la primera piedra aquellas personas que alguna vez no hayan recurrido al castigo con su propio hijo. Sin embargo, no hay ser en el mundo que puedas querer más que a tus hijos. Esto es así por naturaleza. Debemos reconocer que alguna que otra vez lo hemos dejado sin ver su programa favorito, o sin salir al patio durante un día, o sin comer golosinas o infinidad de cosas.

Simplemente lo hacemos por amor hacia ellos, porque aunque somos personas positivas y estamos en la balanza de la Luz, a veces necesitamos herramientas o acciones de la Oscuridad para cumplir un objetivo. En este caso, era hacer ver a nuestro hij@ que lo que hizo estuvo muy mal, y para que no lo vuelva a repetir. 

Él/ella, a su corta edad, tuvo que experimentar la oscuridad para aprender una lección de Luz que le servirá para el resto de su vida física. En el caso del perdón es exactamente lo mismo pero desde el otro lado. Aunque parezca increíble, los seres de oscuridad lo utilizan también, es decir, experimentan Luz con el perdón. Esto hace que el universo continúe en movimiento.

Sigamos analizando la frase: “Perdónalos señor porque no saben lo que hacen”, atendamos por un momento al tramo que he puesto en negrita. Comprender su real significado es importantísimo. Cuando Jesús dice; “no saben lo que hacen”, se refería precisamente a la falta del conocimiento universal. 

Alguien puede hacer un mal simplemente por falta de conocimiento. Para la evolución de cualquier ser es imprescindible un conocimiento adecuado, por consiguiente, su buen o mal hacer puede ser debido a eso. Es por esto que el conocimiento es vital para el ser humano, conocimiento que nos ha sido reprimido a lo largo de la historia, y que ahora estamos pagando sin saberlo.

Otro de los conceptos malinterpretados es el repetidamente mencionado Amor Universal. La mejor forma de comprender su significado es la de dejar en plenitud a nuestro libre albedrío. Ofrecer nuestro amor es precisamente esto; la libertad de acción de una postura u otra de la polaridad (Luz, Oscuridad). 

Claro que, existen muchos niveles de libre albedrío, burbujas dentro de burbujas. Para entenderlo mejor, os propongo nuevamente otro ejemplo: Como todos los padres sabemos, no podemos abandonar a nuestros hijos a que hagan lo que quieran, es lógico pensar que no debemos dejar que manipulen un encendedor o una caja de cerillas, por el simple hecho de que aún no están del todo preparados para la vida. A un nivel superior podemos tomarlo de manera similar, es por este motivo que la humanidad necesita madurar, pasar a una conciencia superior, para que podamos disfrutar de otros niveles de vida, incluso, por qué no decirlo, poder interactuar con otras razas cósmicas de similar evolución espiritual a la nuestra.

De esto se puede hablar largo y tendido, puesto que el libre albedrío de la humanidad ha estado siempre limitado, precisamente por lo antes mencionado de la falta de conocimiento, controlado en su mayor parte por la élite.


No hay comentarios:

Publicar un comentario