viernes, 28 de febrero de 2014

Algo de Sabiduria La Sencillez

LA SENCILLEZ

La sencillez, la hermana menor de la humildad, tan necesaria para que lo más bello y hermoso se manifieste en uno mismo, es uno de los secretos que nos permitirá superar todas las pruebas que la Vida nos tiene preparadas, es la llave que abre todas las puertas que nos podamos encontrar en el camino.

LA SENCILLEZ


Consta de otras hermanas menores tales como: la prudencia, la discreción, la amabilidad, el saber callar y el saber hablar lo justo... Todas ellas nos permitirán profundizar en las almas que nos rodean, lo cual nos conducirá a la puerta del autoconocimiento, puesto que lo que veamos en las demás personas será el reflejo de nosotros mismos. Para poder extraer la enseñanza necesaria, es preciso que nos valgamos de la comprensión, y mediante este gran don caminaremos rectos hacia la sencillez, puesto que comprendiendo a los demás lo único que hacemos es conocernos más a nosotros mismos. He aquí el secreto. Fácil, ¿verdad? Pues entonces empezad. Os hemos presentado una de las llaves para llegar al autoconocimiento, lo demás depende de vosotros.

La sencillez se podría definir como la Gran Virtud que permite trascender todas las barreras del conocimiento para llegar al auténtico conocimiento. La sencillez es percibir todas las cosas tal como son; es ver el TODO en todas las personas, las cosas, los animales, las plantas...; es tener la certeza de que todo forma parte del TODO y que uno no es más ni menos que nadie ni nada, sencillamente se ES. 

Continua....


Ser así es ser una bendición para todo lo que te rodea; es ser una bocanada de aire fresco en una habitación contaminada; es ser Vida; es ser un bálsamo para las heridas de los demás. Ser sencillo es armonía y ésta sólo puede dar Paz, y la Paz permite que la mente reflexione sobre sí misma, y al hacer esto se puede llegar a conocer uno a sí mismo y puede permitir ayudar a los demás a conocer lo que tú has conseguido: conocerte y comprender. 

Todo se puede conseguir nada más que con un hábito continuado, con voluntad firme de acción, con la creencia de que todo tiene sentido de ser y, sobre todo, con la creencia de que todo puede cambiar a nuestro alrededor si somos capaces de ser una luz en el infinito, limitarnos a ser, o sea a ser sencillos.
Enric Corbera

No hay comentarios:

Publicar un comentario