miércoles, 26 de marzo de 2014

Algo de Sabiduria La Belleza

LA BELLEZA

¿Qué es bello? A esta pregunta se le pueden dar cientos de respuestas y todas ellas forman parte de la verdad. El mismo demonio, con su supuesta fealdad, esconde una gran belleza: la belleza del trabajo bien hecho, porque él también pertenece a Dios y, por tanto, es bello.

La Belleza

En muchas ocasiones lo más simple es lo más bello, justamente debido a su simplicidad. Hay que saber ver la belleza en todo y dejar de guiarnos por las apariencias, que como ya se sabe nos engañan. Hay que aprender a observar lo que se encuentra en el interior de la ilusión de las formas, ya que son siempre cambiantes. ¿Acaso puede un anciano, por el simple hecho de serlo, dejar de ser bello? Claro que no. La vejez debería representar la sabiduría adquirida en esta existencia, y la sabiduría, la auténtica, es siempre bella. Todo lo que es sabio es hermoso, porque en ello hay armonía y, no lo olvidemos, todo lo armonioso es bello. La belleza de las cosas siempre encierra el alma del ser que las crea, manifiestan sentimientos y deseos, y por sus obras los reconoceréis.
Continua....


La misma maldad puede encubrir auténtica belleza, ya que ha sido creada por un ser, un alma, un hijo de Dios. Hasta la maldad más grande siempre tiene una finalidad: reconocer el bien en todo. La ilusión de decir que algo no es bello está basada en la ignorancia del fin que puede tener todo acontecimiento. ¿O es que un cuerpo desgarbado por la enfermedad no es bello? Pensad que el hecho de que un cuerpo esté así no es mera casualidad, que encierra siempre una finalidad: enseñar al alma que lo habita una lección; por tanto, dicho cuerpo esconde la belleza superior a todas, la belleza del sacrificio para redimirse.

La belleza en sí misma es indefinible, por el simple hecho de que siempre ES, siempre está presente en todo y en todos, es cuestión solamente de tener sensibilidad para reconocerla o, mejor aún, no dejarnos guiar por
las apariencias, que siempre son un revestimiento casual para la trama que se está viviendo en ese momento. 

Todo se transforma en ese proceso, hay una evolución que encierra un Plan, que por ser de quien proviene sólo puede ser BELLO y HERMOSO en su concepción, pues es la obra de lo más grande y hermoso: el Amor.
Enric Corbera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario