lunes, 31 de marzo de 2014

Algo de Sabiduria El Sufrimiento

EL SUFRIMIENTO

Sufrir forma parte de la vida. Sin el sufrimiento el hombre nunca llegaría a conocerse. Con el dolor, la pena, la tristeza entramos en un mundo que aparentemente es oscuridad, pero es necesario que así sea para que busquemos la luz y para que al encontrarla salgamos transformados, para que avancemos un paso más en nuestro camino.

El Sufrimiento

En nuestra vida llega un momento en el que el sufrimiento ya no es tan profundo, pero no por ello dejamos de sentir las cosas, sencillamente ocurre, nos elevamos por encima del sufrimiento más burdo, sabemos que su causa es siempre nuestra. Entonces aceptamos el sufrimiento como una experiencia liberadora y enriquecedora. Cuando el hombre aprende a sufrir, el sufrimiento deja de ser tal y se convierte en una posibilidad de experimentar, de conocerse, de transformarse; este hombre comienza a ser sabio, reconoce el bien en todo y comprende que el sufrimiento más primitivo ha de recorrer un largo camino hasta llegar a la Gran Compasión, pero es necesario para que nuestra alma se convierta y se llene de sabiduría. Entonces, y sólo entonces, el alma llena de amor sufrirá sin sufrir por los demás, bendiciendo a Dios por la oportunidad que le da a los humanos para redimirnos y para alcanzar la gloria a través del sufrimiento. Este alma comprenderá que allí donde hay más sufrimiento es donde se está manifestando con más fuerza el Amor Divino.
Continua...


No debe buscarse el sufrimiento como medio de elevación. Se ha de entender como un camino de elevación. Pasar de un sufrimiento consciente a otro consciente requiere experimentarse en la vida, hasta que llegue el momento en que por mucho que un alma se sacrifique por los demás ya no sufra nada en absoluto, pero a cambio experimenta un gran gozo por ser útil a sus semejantes. Ya estará libre de experimentar su propio sufrimiento y será libre también de experimentar el de los demás, porque sabrá que de esa forma estará transformando el sufrimiento de los demás en sabiduría interna para él y para los otros, se habrá convertido en una herramienta liberadora de las cadenas del sufrimiento primitivo.

Debemos liberarnos cuanto antes del sufrimiento. Y para ello la mejor manera de hacerlo es bendiciéndolo cuando lo experimentemos, así lo estaremos transformando, dejará de ser sufrimiento para convertirse en sabiduría y ésta, no lo dudéis, os liberará.

El sufrimiento, como todo, tiene su razón de ser. Es como la mano que nos empuja para que no nos quedemos estancados en la ilusión de lo material y para que experimentemos la vida como algo profundo y espiritual, que es el verdadero motivo de nuestra estancia en la Tierra.

Actualmente y hasta ahora, el sufrimiento ha sido y es necesario, pero de nosotros depende que no sea nunca más necesario para que nos distanciemos de nuestros anquilosamientos mentales y conquistemos la LIBERTAD.
Enric Corbera

No hay comentarios:

Publicar un comentario