martes, 1 de abril de 2014

Algo de Sabiduria El Gozo

EL GOZO

El gozo y la alegría forman parte de nuestra vida diaria, igual que las demás cosas. ¿Cuántas veces deseamos que el gozo dure? Y sin embargo, cuanto más lo deseamos antes desaparece. 

El Gozo

¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que no lo dominamos, tan sólo lo experimentamos, lo estamos viviendo. ¿Es esta su finalidad? No. El fin debe ser el gozo permanente, el gozo de vivir a pesar de todo, la alegría del trabajo... ser plenamente conscientes de que todo lo que estamos haciendo tiene una finalidad, que debe ser siempre: hacer felices a nuestros semejantes.

Aquí reside el gran secreto: vivir sin interferir, sin imponer, sin querer cambiar nada, sencillamente procurando ser útiles a los demás y que ellos sean felices. De esta forma nos traeremos el gozo que será permanente.
Continua...


Para llegar totalmente a esta finalidad, es necesario e imprescindible que vivamos el aquí y el ahora plenamente, con la plenitud de consciencia, sabiendo que este momento nunca volverá y que lo que no experimentemos ahora desaparecerá para siempre. Lo importante es el ahora, porque nos permitirá construir un mañana, que no nos debe importar nunca, porque será sencillamente otro ahora para experimentar la vida en otra faceta. Cuando se es consciente de esto, la vida deja de ser una sucesión de hechos incomprensibles, para pasar a ser conscientes de lo que estamos haciendo y de lo que nos podrá venir.

Estaremos aprendiendo a controlar el timón de nuestro barco en el río de la vida, dejaremos de ser veleta de los acontecimientos para convertirnos en capitanes de nuestras vidas. Nos liberaremos de las cadenas, de las ataduras, de las emociones y las utilizaremos para comprendernos mejor y experimentar la vida plenamente y con dicha.

Debemos gozar de la vida constantemente, pero sin apegarnos a ella, pues el simple hecho de hacerlo nos conducirá a que dejemos de experimentar el gozo y que experimentemos la zozobra, ya que nada permanece y todo cambia constantemente. Nosotros debemos seguir este camino en toda su amplitud, poniendo de nuestra parte siempre la alegría de estar allí, para mayor logro y plenitud de nuestro Yo Superior, el auténtico, para experimentar el mayor gozo de todos: poder amar.
Enric Corbera

No hay comentarios:

Publicar un comentario