miércoles, 2 de abril de 2014

Algo de Sabiduria El Tiempo

EL TIEMPO

¿Qué es el tiempo? El tiempo es el motor de la polaridad. Sin el tiempo, viviendo en lo atemporal, perderíamos la necesidad de tener que hacer algo para llegar a algún sitio. Por lo tanto, el tiempo marca los hechos, los actos y las acciones de nuestra vida, dándonos a entender que sin él todo lo que hacemos carecería de sentido. Da sentido a la evolución, nos permite darnos cuenta de que lo que hacemos tiene un sentido y, en consecuencia, nos capacita para llevar a cabo más cosas y seguir avanzando.

El Tiempo

No aprovechar el tiempo es dilapidar la fortuna que Dios nos ha dado. La frase; No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy encierra una gran sabiduría, nos alienta a estar en permanente acción, tanto de pensamiento como de palabra y como de movimiento, así nos enriquecemos y empezamos a comprender que todo este trabajo tiene una finalidad, que se llama Unidad, donde todo es atemporal, ya no tiene sentido el concepto tiempo, pues hemos llenado nuestra consciencia de él y lo hemos sobrepasado, ya que el tiempo sólo tiene sentido en el mundo de la polaridad; al llegar a la Unidad, se pierde.
Continua...

Deberíamos utilizar nuestro tiempo en un eterno Ahora, sin importarnos nuestros cambios físicos y sí nuestros cambios espirituales. Siempre se tiene tiempo, tiempo de amar, tiempo de pensar... y tiempo de odiar, lo que escojamos sólo depende de nosotros. El camino por el que utilicemos nuestro tiempo nos traerá bienaventuranzas o sufrimientos, ¡he aquí el dilema!, utilizar el tiempo con sabiduría solamente esta al alcance del que ser que se capacita para ser útil a los que le rodean, ya sea persona, animal o cosa. Cuando el ser empieza a vivir en perpetuo fluir, el tiempo se convierte en su gran aliado y no en su enemigo. Cuando se fluye en el tiempo, todo se convierte en placer de vivir, pues siempre estás esperando el mañana para darle sentido y forma, además los acontecimientos adquiridos a lo largo del tiempo se transforman en un grande y apreciado botín.

Pero no nos olvidemos de que nos hemos de liberar del concepto tiempo, lo cual está ligado a tener que liberarnos del mundo material, al que tomamos por real y tan sólo es ilusión, pues es del todo impermanente.

Lo que permanece es tu espíritu, que debe llenarse de lo atemporal y utilizar el tiempo como concepto ilusorio, pero que le permite avanzar en la dualidad. Lo que nosotros llamamos tiempo no Es. Cuando nuestra consciencia se eleva por encima del mundo de la ilusión, entiende que todo tiene un Plan tramado de antemano por la Mente Divina y que las cosas suceden por el simple y llano hecho del Amor.
Enric Corbera

No hay comentarios:

Publicar un comentario