miércoles, 16 de abril de 2014

Potenciar la Mente 3º

3.0  DISONANCIA COGNITIVA

Una de las expresiones más comunes de Cayce durante sus cuarenta y tres años de lecturas era: El espíritu es la vida; la mente es la creadora; lo físico es el resultado. Todo lo que hemos hecho o creado en el mundo físico empezó en la mente de alguien. En algún tiempo, todo empezó en la imaginación de alguien. La mente es la creadora.

Sentir Pensar Y Hacer

Todos hemos tenido este sentimiento de querer algo conscientemente y así empujar nuestras vidas en tal dirección. Otra parte de nosotros empuja en la otra dirección, hacia nuestros deseos subconscientes. No somos robots; podemos programar nuestras vidas de la forma que queremos que sean. Debido a que somos humanos, sin embargo, existe un lapso entre la programación y la manifestación en la realidad. Para algunos, esta brecha puede ser de pocos minutos o de pocos días; para otros, pueden ser pocos meses, o incluso años. Varía para cada uno, y mucho depende de que tanto lo deseemos subconscientemente. Frecuentemente, solo pensamos que lo queremos. 

El valor del “Control de la mente” es que permite unificar nuestros deseos conscientes con los subconscientes. Tal como lo ilustra el dibujo, con el subconsciente y el consciente empujando la voluntad al mismo tiempo y en la misma dirección, nuestra vida es guiada en la dirección que queremos que tome. A pesar de que ésta es una versión simplificada, nos explica la integración de la mente consciente con la subconsciente.

Sin darnos cuenta, los deseos de la mente consciente y de la inconsciente muchas veces trabajan en contra uno del otro, empujando en sentidos opuestos. 

Esto resulta en mucho esfuerzo y poco logro. La voluntad para tener éxito se atora. Tristemente, tus metas y deseos no son congruentes con tus palabras y acciones.

No hay coherencia entre lo que “sientes”, “piensas” y “haces”. 

Usando control de la mente, puedes sincronizar tus propósitos conscientes (conocidos) con tus patrones subconscientes (escondidos).

Cuando tu ideales conscientes y deseos subconscientes se unen para trabajar juntos, empujando y creando en la misma dirección, no existe límite a lo que puedas hacer. 

Si lo que haces es coherente con lo que “sientes”, “piensas” y “haces”, y le agregas el ingrediente fundamental que es la Voluntad, el efecto es ¡dinamita!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario